Técnicas de escalada con una sola cuerda

Subir por una sola cuerda es una actividad física exigente que desarrolla la fuerza funcional a través de una serie de grandes músculos. Verás el desarrollo en la espalda y los brazos, así como una mejora en tu fuerza de agarre. Estarás en mejores condiciones para subirte en forma segura si es necesario. Es una actividad difícil, sin embargo, cuando seas capaz de tirar de tu propio peso corporal. Con el entrenamiento constante y la técnica correcta, verás una mejora significativa.

Viste el atuendo apropiado

Subir con una sola cuerda puede ser difícil para las manos, las piernas y los pies, pero si usas la ropa adecuada, protegerás tu piel y también mejorarás tu capacidad para subir por la cuerda. Usa un par de zapatos de calidad dura, como las botas. Vas a agarrar los pies contra la cuerda, por lo que los zapatos con costuras profundas son lo ideal. La cuerda se desliza entre tus piernas, por lo que también deberías llevar pantalones largos para proteger la piel de los muslos. Algunos escaladores usan un par de guantes ajustados para ayudar a conseguir un mejor agarre de la cuerda y para proteger tus manos.

Agarre de cuerda superior

Una vez que estés listo y frente a la cuerda, llega hasta arriba con los brazos completamente extendidos y agarra la cuerda firmemente con ambas manos. querrás llegar hasta lo más alto que puedas, porque vas a empujarte hacia arriba a partir de ahí, y los pies tienen que despejar el suelo. Algunos escaladores incluso saltan de modo que pueden alcanzar y agarrar la cuerda en un punto más alto. A medida que llegas, impulsa los codos hacia abajo en el torso y las manos en el pecho. Al mismo tiempo recoger tus pies.

Pellizca la cuerda entre los pies

Con todo el peso del cuerpo sobre las manos, enrolla la cuerda alrededor de una de tus piernas y luego aprieta la cuerda con los dos pies. Puedes pellizcarla entre la parte superior del pie en la parte inferior y el empeine del pie en la parte superior. Tus pies actúan como pinzas y bloquearán la cuerda en su lugar, tomando parte de la carga de tu peso corporal fuera de las manos.

Movimiento de gusano

Una vez que la cuerda se apriete entre tus pies, puedes llegar hasta la cuerda de nuevo y tomarla en un punto más alto. Vas a repetir los pasos que realizaste para despegarte del piso mientras aumentas tu camino por la cuerda. Empújate hacia arriba con tus pies para que puedas alcanzar y agarrar la cuerda de arriba. Afloja el sujetador de cuerda entre tus pies, así estarás más libre para deslizarte por la cuerda. Conduce los codos hacia abajo y tira de tu cuerpo por la cuerda. Aprieta los pies de nuevo juntos para afirmarte a tu lugar. Repite este procedimiento hasta que hayas llegado a la cima de la cuerda.

Descenso

A medida que subes por la cuerda, caminarás constantemente con las manos por la cuerda, manteniendo la cuerda apretada entre tus pies, pero tienen que ser más flexibles para que la cuerda se deslice a través de tus zapatos. Manteniendo la cuerda entre tus pies a medida que bajas hasta el suelo te ayudará a disminuir la cantidad de peso que tienes que controlar con los brazos.

Más galerías de fotos



Escrito por kim nunley | Traducido por franco castro