Técnicas de disciplina efectivas para los niños pequeños de carácter fuerte

En un momento un niño pequeño está aferrado a su mamá o papá en todo momento y en siguiente quiere cortar el cordón umbilical y hacer cosas por su cuenta. Un temperamento fuerte que se expresa con las infames rabietas no es inusual en los niños pequeños a medida que luchan por su autonomía. Un fuerte deseo de ser independientes, junto con la frustración cuando no puede alcanzar cierta meta pueden hacer que tu pequeño se porte mal. Una disciplina apropiada para su edad puede ayudar a poner a tu niño pequeño de carácter fuerte de nuevo en el buen camino.

Importancia

A medida que tu niño pequeño desarrolla más confianza en sus pasos y en las habilidades que percibe, puede que se vuelva más desagradable y tenga la tendencia a hacer exactamente lo opuesto de lo que le pides, según la serie en línea "Lidiando con niños pequeños" de la University of Illinois Extension. Los niños pequeños de carácter fuerte también pueden rechazar tu afecto y alejarse cuando quieres darles un beso o un abrazo. La consistencia es crítica cuando se trata de disciplinar a tu niño de carácter fuerte. Las amenazas falsas pueden disminuir rápidamente tu credibilidad y enviarle a tu niño pequeño el mensaje de que él es el jefe.

Dejando que las cosas caigan en donde corresponden

El mejor curso de acción en algunas situaciones difíciles puede ser que tu niño pequeño experimente las consecuencias de su mal comportamiento (asumiendo que su seguridad no está en peligro). Por ejemplo, si bota su plato al piso cuando le pides que no lo haga, el tiempo de comer un bocadillo se acabó por el momento. Es importante no ceder a sus rabietas, según señala HealthyChildren.org, el sitio web oficial de la American Academy of Pediatrics. Si tu niño pequeño se resiste a recoger los juguetes que dejó en la sala, dile que si tú los recoges, no podrá jugar con ellos el resto del día. De nuevo, es crítico no ceder ante sus rabietas y actuar con calma.

Tiempo de castigo

Un breve descanso de la acción difícil, como el comportamiento agresivo o negarse a seguir las reglas, puede calmar a un niño de carácter fuerte. Darle a tu pequeño un corto momento de castigo en un sitio silencioso, como sentarse en la parte inferior de las escaleras, la saca de la situación que le molesta y puede ayudarla a reagruparse. Aunque este tiempo usualmente funciona mejor con los preescolares (los que generalmente tienen periodos de atención más largos), los niños pequeños pueden pasar unos cuantos minutos en silencio, señala HealthyChildren.org. Evita cualquier explicación larga para este momento de castigo. Di de forma calmada pero firme que "es momento de ir a la pared" y así sucesivamente.

Consideraciones

Puede que un niño pequeño esté más alborotado y obstinado cuando está cansando, hambriento, aburrido, enfermo o estresado. Las nuevas situaciones pueden sacar el lado desagradable de un niño pequeño. Muestra empatía mientras te mantienes firme cuando tu pequeño se enfrente a nuevos desafíos. Por ejemplo, puedes decir "Sé que estás triste porque tienes que ir a la guardería hoy, pero aun así tienes que guardar tus juguetes antes de irte". Aunque una palmada puede ser tentadora cuando tu niño de carácter fuerte está fuera de control, la American Academy of Pediatrics desaconseja fuertemente este tipo de acciones. En vez de inculcar un comportamiento adecuado, dar palmadas puede generar agresión e ira.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hellesvig-gaskell | Traducido por ana maría guevara