Técnicas para criar niños pequeños

Los niños pequeños son más activos que los niños un poco más grandes, y tienen un deseo natural de estirar los límites de la independencia. Esto puede ser frustrante para ellos, ya que todavía están desarrollando su comunicación y habilidades motoras. Su frustración puede conducir a menudo a sus rabietas y a tus molestias. Con una serie de consejos prácticos para los padres, puedes enseñarle a tu hijo a cooperar.

Atención positiva

Una de las mejores maneras de motivar a tu hijo a cooperar y a mostrar un comportamiento positivo es darle mucho amor y atención, de acuerdo con el sitio web de la Clínica Mayo. Tus muestras de afecto, como abrazos, besos y elogios deben superar en número a los castigos que recibe. La mayoría de los niños siguen las conductas que reciben la mayor atención, por lo que es importante alabarlo cuando hace las cosas bien. Sólo dar las consecuencias de las conductas negativas podría aumentar los comportamientos no deseados. La psicóloga clínica Laura Markham de AhaParenting.com sugiere que incluso durante una rabieta, tu hijo necesita palabras tranquilizadoras para ayudar a disipar su ira y hacerle saber que todavía lo amas.

Consecuencias consistentes

Mientras esperas que tu niño siga las reglas, él probará tus límites y se portará mal a veces. En esos momentos, es importante hacer cumplir las consecuencias apropiadas para su edad. A veces, la consecuencia natural es la mejor manera para que un niño aprenda, siempre que no sea peligroso. Por ejemplo, si se rompe su juguete, no tendrá con qué jugar. Los niños pequeños también deben tener consecuencias lógicas, que están relacionadas con el comportamiento que está mostrando. Si lanza un juguete cuando no se supone que debe hacerlo, no podrá jugar con ese juguete por un tiempo. Otras veces, separar a tu niño de una situación en particular podría ser la estrategia más eficaz. Según Education.com, un tiempo de espera debe durar aproximadamente un minuto por año de edad. Sea la consecuencia que elijas, debes ser coherente y hacerlas cumplir cada vez que el niño rompa una regla.

Limita el reglamento

Tu niño sólo necesita algunas reglas a seguir; demasiadas puede ser abrumador y frustrante para él. El sitio web de la Clínica Mayo sugiere que elijas reglas que le ayuden a estar seguro, tales como mantenerse alejado de las tomas eléctricas o la estufa caliente. A medida que crezca y se acerque a preescolar, puedes agregar más reglas que esperas que siga tal como decir "por favor" y "gracias". Ayúdale a tu hijo a tener éxito con las normas mediante la eliminación de tantas tentaciones como sea posible. No esperes queno toque los objetos frágiles si los dejas a su alcance.

Prevenir las rabietas

Las rabietas son una parte normal del desarrollo del niño, pero se pueden tomar medidas para evitarlas. Observa a tu niño para detectar signos de fatiga o hambre antes de ponerlo en un nuevo escenario. AhaParenting.com sugiere tener tiempos de sueño firmes y siestas o tiempos de descanso para ayudar a prevenir las rabietas. Indica tus expectativas para su comportamiento cuando le hablas. En lugar de "No corras en el estacionamiento", dile "Vamos a entrar en la tienda". Education.com también sugiere modelar el lenguaje o acciones apropiadas para tu niño para ayudar a enseñarle la forma correcta de actuar. También, dale opciones a tu hijo cuando sea posible, como la taza en la que le gustaría beber o qué libro desea leer a la hora del cuento. Esto le ayudará a cumplir con su necesidad de sentirse independiente. El sitio web de la Clínica Mayo recuerda a los padres a tener en cuenta lo que su hijo es capaz de hacer y ofrecer ayuda cuando sea necesario. A veces, las rabietas ocurren porque el niño no es capaz de entender o hacer lo que le estás pidiendo.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey chaloux | Traducido por daniel cardona