Técnicas de crianza de una mamá tigre

Amy Chua, la escritora de "Battle Hymn of the Tiger Mother" (Himno de Batalla de la Madre Tigre), acuñó el término "madre tigre ", pero sus técnicas de crianza no son nuevas. Chua revela que su estilo de crianza es por completo la forma tradicional china, sin aceptar alguna calificación menor a un A+, matemáticas y clases de piano todos los días, sin salidas, sin dormir fuera de casa y sin televisión. Su libro recibió mucha oposición y muchas críticas, pero algunos padres están considerando el método de Chua como un medio eficaz para preparar a sus hijos para el futuro.

Logros escolares

La descendencia de las madres tigre a menudo está destinada a Ivy League, ya que los padres que adoptan este estilo comúnmente sostienen que incluso una A- es una "mala nota." El castigo para los malos resultados puede incluir practicar una habilidad hasta que se perfecciona. Las mamás tigre tienen una estimación de expectativas alta y comportamiento exigente . Ellas quieren que sus hijos sean los mejores de la clase y no aceptan nada menos. El autor Nury Vittachi, autoproclamado niño de un estricto estilo de crianza asiático, dice que las madres tigre podría decir algo como: "Tienes que intentar, intentar, intentar para tener éxito. Incluso entonces es probable que fracases. La vida es dura". Las mamás tigre insisten en los logros académicos hasta el punto de no permitir que sus hijos vean la televisión o jueguen en el patio.

Clases de música

La hija mayor de Chua, Sophia, es una experta en piano que tocaba Carnegie Hall a los 14 años, la hija más joven Lulu es una talentosa violinista. Parece coherente que las madres tigre valoren la instrucción musical, por lo que las clases de piano o de violín comienzan a una edad temprana, aproximadamente a los 3 años. Una mamá tigre diría las clases de música no son divertidas a menos que tu hijo sea bueno, así que a menudo hacen hincapié en la práctica diaria, a veces más de dos o tres horas al día.

Respeto

Puede parecer que las madres tigre son demasiado duras a los ojos de los padres occidentales tradicionales, pero Chua declara que los padres al estilo asiático quieren que sus hijos sean lo mejor que puedan ser. Las madres tigre ayudan a sus hijos a alcanzar su pleno potencial, y, a cambio, piden respeto. Exigen obediencia y dan severos castigos por mal comportamiento. Por ejemplo, Chua dejó una vez a su hija sin cenar e incluso la amenazó con donar su casa de muñecas al Ejército de Salvación si no corregía su falta de disciplina para aprender una difícil pieza para piano.

Autoestima

De la mano de esta estrategia disciplinaria, las madres tigre creen que el autoestima debe obtenerse mediante la superación de un reto. Al tener éxito en la escuela, la música u otros temas de interés, los niños aprenden a tener confianza en sí mismos, un punto que las madres tigre promueven. Ellas no alaban los esfuerzos mediocres, y asumen una gran fuerza en sus hijos. La filosofía detrás de esta idea es que asumir que tu hijo no puede hacer algo representa un mensaje negativo a él.

Elección

La mayoría de los padres que usan esta estrategia toman decisiones para sus hijos. Por ejemplo, los padres suelen elegir el piano o el violín para las lecciones de música, y a los niños no se les permite elegir sus propias actividades extracurriculares. Estereotípicamente, las mamás tigre también eligen la futura profesión de sus hijos, y muchas preferirían un médico o algún tipo de especialista de la medicina avanzada.

Más galerías de fotos



Escrito por cara batema | Traducido por leticia albarran