Técnicas para correr y respirar a grandes alturas

Correr a gran altura plantea retos y preocupaciones. El aire a mayor altura es el mismo que el aire a todas las altitudes, pero una caída en la presión barométrica afecta la forma en que el oxígeno del aire entra a tu cuerpo. La caída en la presión barométrica disminuye la cantidad de oxígeno en cada inhalación. Para compensar la disminución de oxígeno, la reacción natural del cuerpo es respirar con mayor rapidez en un intento de obtener más oxígeno. Varias técnicas pueden ayudar a superar las dificultades respiratorias en las altitudes mayores.

Respiración de presión

Una técnica llamada respiración de presión puede ayudarte a incrementar la cantidad de dióxido de carbono que exhalas al correr. Frunce los labios y exhala tan profundamente como sea posible. Esto libera una mayor cantidad de dióxido de carbono de tu cuerpo con cada respiración. La mayor liberación de dióxido de carbono en los pulmones facilita el intercambio con el oxígeno en el aire.

Hidratación

Debido a que la evaporación es más rápida en zonas altas, puede ser que te resulte más difícil determinar la cantidad de líquido que sale de tu cuerpo. El sudor se evapora más rápidamente, así que puedes no darte cuenta de la cantidad de fluido que sale de tu cuerpo. Al correr o hacer cualquier tipo de ejercicio a gran altura, bebe líquidos en abundancia.

Carbohidratos

Come más carbohidratos cuando corras o hagas ejercicio a gran altura. Los hidratos de carbono necesitan menos oxígeno que la proteína para metabolizarse en tu sistema. Esto proporciona a los nutrientes el combustible necesario a grandes altitudes. El ritmo de tu metabolismo aumenta durante los primeros días que vives a una altitud mayor. Debido a esto, tu dieta debe incluir también más grasa hasta que el cuerpo se aclimata al cambio de altura. Antes de viajar o hacer ejercicio en altitudes mayores, consulta a un nutricionista o habla con tu médico.

Consideraciones

Si normalmente no vives a grandes alturas, no realices ejercicios pesados inmediatamente después de llegar a una nueva región. Cuando comience el ejercicio, comienza lentamente. Tu cuerpo se comporta de manera diferente en las zonas altas. Está al tanto de cualquier cambio corporal. Si no te sientes como en tu estado normal después de unos días en la montaña, regresa a una altitud menor.

Más galerías de fotos



Escrito por milo dakota | Traducido por sergio mendoza