Las técnicas básicas de escalada

Comenzar en la escalada se puede sentir tan difícil que algunos principiantes pueden pensar que son demasiado débiles, pequeños o pesados ​​para tener éxito. Esto se debe a que asumen incorrectamente que la escalada se trata de ser fuerte. La realidad es que escalar bien requiere del conocimiento del cuerpo y el movimiento preciso, no de la fuerza bruta. Dominar las técnicas básicas de escalada te ayudará a mejorar tu rendimiento, independientemente del nivel de condición física de partida.

Pasos altos

Los principiantes suelen centrar demasiada atención en mover las manos mientras ignoran los pies. Al igual que al subir una escalera, los pies soportan la mayor parte del peso corporal cuando escalas en roca. Mover las manos con frecuencia, dejando los pies demasiado abajo, cansa los brazos y restringe la movilidad. Concéntrate en estar en constante movimiento y tener los pies lo suficientemente arriba como para soportar el peso del cuerpo. Cuando te muevas hacia arriba, piensa en pararte con las piernas en lugar de subir con los brazos. Los pasos altos te permitirán quitar peso de las manos y aumentar el alcance.

Sacudirse

Escalar puede ser agotador para los antebrazos, especialmente en las subidas más difíciles. Necesitarás "sacudirte" para luchar contra la bomba de ácido láctico que roba a un escalador fuerza y ​​resistencia. Encuentra una posición en la pared donde los pies se apoyen sobre todo tu peso. Mientras mantienes un brazo en un hoyo, suelta el otro brazo y déjalo a tu lado. Gira la muñeca rápidamente durante varios segundos. Cuando sientas que restauraste fuerza, cambia de mano y repítelo. Busca en tus rutas posiciones de reposo en las que puedas sacudirte antes de continuar.

Pasos atrás

Por lo general, la posición de pie de un escalador será "parado como rana" en el borde interior del pie (es decir, el dedo gordo del pie) está más cerca de la pared si te hallas sobre un punto de apoyo. Esta posición es cómoda y con frecuencia adecuada para el movimiento requerido. A veces, sin embargo, un escalador puede ganar movilidad y equilibrio al girar el pie con un ''paso atrás" para que el borde exterior, o dedo pequeño del pie, esté más cercano a la pared. Los pasos atrás cambian el peso de un escalador a un lado del cuerpo, liberando a la otra parte para moverse. Experimenta por tu cuenta para ver dónde y cuándo esta técnica funciona mejor contigo.

Cruzar la tensión

Cruzar la tensión es el resultado de la distribución uniforme del peso sobre los lados izquierdo y derechos del cuerpo de un escalador. Querrás mantenerla porque de lo contrario te tambalearás como la "puerta de un establo", o te separes de la pared como una puerta que se abre. Mantén tu peso en pies y manos opuestos cuando te muevas. Por ejemplo, si deseas mover la mano derecha, tira con la mano izquierda y presiona con el pie derecho para hacer el alcance.

Más galerías de fotos



Escrito por calvin harris | Traducido por lourdes villaseñor