Técnicas que te ayudan a correr más rápido

Correr puede ser tan simple como poner un pie delante de otro en una sucesión rápida, pero correr rápida y eficientemente requiere de algunos ajustes. Incluso si has estado corriendo por años, puede que hayas caído presa de una forma inadecuada y un mal equilibrio, un rebote excesivo y un gasto innecesario de energía, todos estos factores que se pueden corregir con algunas técnicas.

Observa tu paso

La primera parte del pie que debe tocar el piso debe ser el talón, de forma rápida y ligera. Tu paso debe luego tornarse hacia adentro, en dirección de la bola del metatarso y finalizar con un empuje de la parte frontal del pie, pero no de los dedos. Cuando tu talón toca el piso, asegúrate de que tus pies estén justo debajo de ti, y no en frente del resto del cuerpo. Contrae los isquiotibiales cuando el talón toque el suelo para que las piernas estén en mejor posición para tomar el próximo paso.

Detén el rebote

El rebote es una forma segura de enlentecer tu velocidad al correr, ya que pierdes energía en un movimiento vertical. En su lugar, deseas que tu energía se enfoque hacia adelante, en una línea horizontal. reduce el rebote manteniendo el nivel de tu cabeza y tu cuerpo inclinado ligeramente hacia adelante. Inclinarte ayuda a mejorar tu alineación vertical, siempre y cuando lo hagas desde los tobillos y no desde la cintura, y mantengas las nalgas alineadas y no proyectadas demasiado hacia atrás.

Controla tus brazos

Agitar demasiado los brazos es otra forma de enlentecer tu andar. En su lugar, mantén los codos presionados cerca de tus costados, y flexionados en un ángulo de 90°. Relaja las manos, pero mantén los codos flexionados mientras corres, empujando directamente hacia adelante y no hacia fuera del cuerpo. Mueve los brazos y el cuerpo de forma directa hacia adelante, sin torcer el torso. Los hombros deben estar relajados, y lo más lejos posible de las orejas. Deja también que tus hombros dirijan y guíen los movimientos de los brazos, en lugar de que lo hagan los codos.

Rodillas y pendientes

Levantar las rodillas bien alto puede mejorar tu velocidad al correr, como también puede hacerlo prestar atención a las pendientes. Acorta tu paso y agita vigorosamente tus brazos hacia adelante al correr pendiente arriba, mientras que puedes hacer que la gravedad te acelere al correr pendiente abajo inclinándote ligeramente hacia adelante.

Más galerías de fotos



Escrito por ryn gargulinski | Traducido por mike tazenda