Técnicas de agarre del Hapkido

El Hapkido es un arte marcial coreano que comparte muchas similitudes con el Aikido y otros sistemas orientales de combate cuerpo a cuerpo. Hay golpes en Hapkido (principalmente centrados en ataques a zonas vulnerables y puntos de presión) pero los puntos fuertes del estilo se encuentran en el uso de candados a las articulaciones, lanzamientos y redireccionamientos de la fuerza de oposición. Los practicantes del Hapkido consideran su estilo un estilo suave porque no se oponen a la fuerza con más fuerza. Las técnicas de agarre del Hapkido se enfocan en explotar las debilidades en el cuerpo del atacante y dejarlos indefensos.

Candados a las articulaciones

Los candados a las articulaciones y la manipulación son un área particular del enfoque del Hapkido. Si un luchador de Hapkido puede agarrar a su atacante de la muñeca, codo u hombro puede desarmarlo, controlarlo, manipularlo y causarle lesiones graves. Los candados a las articulaciones comunes incluyen candados estándar y reversivos a la muñeca, palancas al brazo, arrastres de brazo y candados al hombro. Como con todas las técnicas de candados a las articulaciones, el objetivo es empujar la articulación en la dirección opuesta a la que están diseñadas para moverse, lo que causa dolor y lesiones graves al atacante si éste no coopera.

Lanzamientos

Los candados a las articulaciones son eficaces, pero también requieren que obtengas el control de una de las extremidades de tu atacante. Los lanzamientos del Hapkido son una manera de llevar que un atacante excesivamente agresivo al piso e incapacitarlo para que ya no sea una amenaza directa. Algunos derribos del Hapkido incluyen el deflectivo, el de cuerpo, el candado a la articulación y el aéreo. Una maniobra deflectiva simplemente requiere que te quites de la trayectoria de un atacante que esté haciendo una carga hacia ti, empujándolo hacia el piso una vez que está fuera de equilibrio. Los otros tres causan más daño pero requieren precisión para ejecutarse con éxito.

Redireccionar

Como se evidencia en los candados a las articulaciones y las técnicas de derribe del Hapkido, el redireccionamiento es uno de los principios fundamentales de este estilo. Los practicantes del Hapkido utilizan el movimiento circular para ponerse fuera de peligro y dirigir a los oponentes a dónde quieren que estén. Los candados a las articulaciones se centran en mover las articulaciones de un atacante en una dirección antinatural. Debido a este tema primordial del Hapkido, el estilo es el ideal para reaccionar y defenderse de los atacantes en lugar de dar el primer paso.

Estilo suave

Suave no es sinónimo de débil en el mundo del Hapkido. En lugar de tratar de destruir o dañar físicamente un oponente, el Hapkido enfatiza la autodefensa sin causar daño significativo al atacante. Al gobernar sus movimientos con candados a las articulaciones, desarmarlo y arrojarlo al suelo, puedes controlar de una situación agresiva sin ser excesivamente violento. Se considera "suave" porque no trata de destruir a la otra persona, pero puede ser una forma muy eficaz de defenderte.

Más galerías de fotos



Escrito por steven kelliher | Traducido por jorge escobar