Técnica de crol frontal

El crol frontal es una brazada clásica en natación y es, generalmente, la primera que se aprende cuando se toma lecciones de natación. Esta brazada es también conocida como natación de estilo libre, y es la más veloz, de acuerdo con el sitio web Swim City. El crol frontal es una brazada básica, pero requiere una buena sincronización, coordinación y técnica para que sea efectiva. Consulta a tu médico si planeas comenzar a nadar como parte de tu programa de ejercicios.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Ingresa al agua, en la parte menos profunda si no tienes mucha experiencia, sólo por las dudas de que surja algún problema.

  2. Estira tus dos brazos y dos piernas a medida que estés recostado sobre tu pecho en el agua. Haz que tu mano derecha esté plana y aléjala del cuerpo. Tu pulgar debe ingresar primero al agua y "atrapar el agua", de acuerdo al sitio web Learn 4 Good.

  3. Arrastra tu mano derecha por el agua en un movimiento semi-circular, con tu hombro más elevado que tu mano, y tu mano apuntando hacia el centro de tu cuerpo.

  4. Empuja tu mano por debajo del cuerpo. Tu palma estará a un costado del cuerpo cuando el movimiento de impulso haya acabado.

  5. Mueve tu hombro derecho en un movimiento semi-circular en la dirección que estés nadando. Relaja tu mano y baja el brazo, dejando que caigan libremente desde tu hombro, cerca de tu cuerpo. Ésta es la etapa de recuperación. Comienza tu movimiento de impulso con la mano izquierda mientras esto sucede. Continúa los movimientos de impulso y empuje alternando los brazos de forma consistente.

  6. Mueve tus piernas de forma rápida con un movimiento hacia arriba y abajo mientras tus brazos están impulsándote. Dobla tus rodillas ligeramente al comienzo, luego patea con tu pie y pierna ligeramente hacia abajo. Prueba mantener un ritmo de seis patadas por cada ciclo de brazada.

  7. Nada con tu rostro hacia abajo y respira hacia el costado de tu brazo en recuperación, cuando te sea necesario. Muchos nadadores adoptan un patrón de respiración que les guste, tal como respirar cada tres o cuatro brazadas.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua mccarron | Traducido por andrés marino ruiz