¿Tiene TDA o sólo es un niño muy activo?

En ciertas ocasiones, todos los niños pueden mostrar algunas características de TDA/TDAH.

Los padres esperan que los niños pequeños sean fácilmente distraídos e hiperactivos, pero son las conductas impulsivas (la escalada peligrosa, la destrucción de juguetes y el juego agresivo) las que te hacen preguntarte si tu niño está fuera de control. Las tres características principales del trastorno de déficit de atención y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad, o TDA/TDAH son la inatención, la hiperactividad y la impulsividad. A veces, el comportamiento de cada niño puede ser dominado por características específicas de cada una de estas áreas primarias. Hiperactivo también se refiere a un tipo de personalidad inquisitiva. Estos niños son más exitosos cuando se encuentran en un ambiente de aprendizaje cinestésico o táctil .

Causas

La genética juega un rol en TDA/TDAH. El riesgo de ser diagnosticado con TDA/TDAH es seis a ocho veces más alto para niños que tienen un padre o un hermano previamente diagnosticado con TDAH. Un individuo con TDA/TDAH tiene diferencias biológicas en el área del cerebro que lleva información a otras partes del cerebro.

El ambiente, el nivel de estrés, el consumo nutricional, el sueño y otras condiciones pueden afectar el comportamiento de un niño. A cada etapa del desarrollo, ciertas conductas específicas pueden cambiar o desaparecer.

Evaluando la disponibilidad para aprender

A la edad de cuatro a cinco años la mayoría de los niños habrán aprendido cómo prestar atención a otros, sentarse calladamente cuando son instruidos, no hablar si no les corresponde o jugar con otros apegándose a las reglas que le son dadas. Si tu niño es incapaz de someterse a esta estructura básica del salón de clases, será identificado por el maestro como perjudicial y desobediente en comparación con otros niños de comportamiento "normal". Los niños son identificados de 3 a 4 veces más que las niñas, usualmente por la impulsividad y agresividad propias de su género.

A medida que el niño crece, el comportamiento usualmente disminuirá en un ambiente estructurado donde habrá aprendido las reglas, roles y límites esperados en el salón de clases. Si este comportamiento continúa creciendo, es probable que haya una co-morbilidad que también necesitará ser identificada como el retraso en el aprendizaje, retraso en el desarrollo, depresión, ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo o ira. El proceso de diagnóstico es complicado y la medicación no siempre es la solución.

Evalúa la disponibilidad y estilo de aprendizaje de tu niño. Busca ayuda profesional para obtener una evaluación inicial o confirmar un diagnóstico, luego encuentra una escuela que se especialice en el proceso de aprendizaje natural de tu hijo. Elige de entre todas tus opciones disponibles, incluyendo escuelas privadas, programas magneto, escuelas charter (escuelas con un modelo educativo más libre, dependiendo de las necesidades del estudiante), educación en casa y escuelas Montessori. Trabaja en conjunto con la escuela para asegurarte que tu hijo tenga una experiencia de aprendizaje maravillosa.

Foto: Creatas Images/Creatas/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por gina heyen, lcmft
Traducido por maria del rocio canales