Cómo hacer una tarta de manzana con pasta ya hecha

La parte más difícil de hacer una tarta de manzana es lograr una corteza escamosa con las proporciones perfectas de grasa y harina, pero la pasta que ya viene preparada deja una corteza buena todo el tiempo. La pasta de corteza plana o doblada por lo general se vende en paquetes de dos para la corteza inferior y superior de la tarta que cubra las manzanas. Con una corteza de tarta ya hecha, la tarta de manzana simple requiere sólo unos pocos ingredientes para completarse.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Recipiente para tarta
  • Cuchillo
  • Recipiente de mezcla
  • Jugo de limón
  • Azúcar
  • Canela (cinnamon)
  • Nuez moscada (nutmeg) (opcional)
  • Sal (opcional)
  • Harina de trigo
  • Azúcar morena (opcional)
  • Avena (oatmeal) (opcional)
  • Papel aluminio

Instrucciones

  1. Desenrolla una costra de pasta y colócala en el fondo de un molde para tarta sin engrasar. Empuja la corteza firmemente contra la parte inferior del recipiente.

  2. Pela manzanas y córtalas en rodajas finas, utilizando suficientes para llenar bien el molde para tarta y formar un montículo ligero. Coloca las manzanas en rodajas en un recipiente y mezcla con un poco de jugo de limón para evitar que se oxiden. Para un mejor sabor, usa una mezcla de diferentes variedades de manzanas, como la gala, granny smith y rola deliciosa.

  3. Añade azúcar y la canela a gusto, así como ingredientes opcionales, como nuez moscada y sal. Utiliza entre 1/2 y 1 taza de azúcar para cada tarta, al gusto. La canela también será al gusto, pero si agregas más de 1 cucharadita de canela puede dominar el sabor de la tarta. Sólo una pizca de nuez moscada y sal serán suficientes para darle sabor, pero estos ingredientes son opcionales.

  4. Revuelve la mezcla de manzana y especias, con alrededor de 1 a 2 cucharadas de harina, o sólo un poco para cubrir ligeramente las manzanas. La harina ayuda a espesar la salsa que suelta por el azúcar y el líquido en las manzanas.

  5. Sirve la mezcla de manzanas en el molde para tarta, extendiéndola uniformemente en un montículo ligero en la corteza inferior.

  6. Desenrolla una segunda corteza de tarta y colócala sobre las manzanas. Mete los bordes de la corteza superior debajo de los bordes de la corteza inferior. Aprieta los bordes con los dedos para sellar la tarta. Si utilizaste una corteza congelada ya formada en el interior de un molde de aluminio para tarta, todavía tendrás que poner una corteza arriba del pastel. Alternativamente, puedes hacer un relleno mezclando azúcar morena y harina. Añade la avena a la mezcla de la corteza para hacerla crujiente.

  7. Corta de 4 a 6 cortes espaciados uniformemente alrededor del centro de la tarta para permitir que escape el vapor.

  8. Precalienta el horno a 400 grados Fahrenheit aproximadamente. Hornea la tarta durante unos 45 minutos o hasta que la corteza esté dorada y las manzanas estén bien cocidas. Sácalo después de unos 20 minutos de cocción y cubre los bordes de la corteza con tiras finas de papel de aluminio para evitar que se quemen.

Consejos y advertencias

  • En lugar de doblar las tiras de papel de aluminio sobre los bordes de las cortezas, puedes comprar bandas de aluminio delgadas para la parte superior de los bordes y evitar que se quemen.
  • El relleno de manzana hace que la tarta sea aún más fácil de hacer. El relleno incluye manzanas suavizadas en una salsa con azúcar y las especias. Simplemente vierte el relleno en la corteza de pastel ya hecha y hornea hasta que la masa esté dorada.

Más galerías de fotos



Escrito por amelia allonsy | Traducido por daniela fedorov