Sustitutos de la lanolina

La lanolina es un ingrediente común en los productos para el cuidado de la piel porque está formada en parte por emolientes que mantienen la humedad. Los sustitutos de la lanolina pueden ser necesarios si eres alérgico a la lana, ya que la lanolina es un derivado de la misma, o si estás buscando alternativas que tengan efectos ligeramente diferentes en la piel.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una buena alternativa a la lanolina si tienes acné y necesitas un hidratante que no obstruya tus poros. No es un aceite, que puede empeorar el acné, pero hidrata la piel de manera efectiva. Se ha probado que la crema con ácido hialurónico reduce la sequedad y enrojecimiento facial, así como el ardor y la picazón.

Petrolato

El petrolato es un ingrediente que se encuentra en los tratamientos para la sequedad de la piel más intensa. Alivia la piel y los labios secos, pero también proporciona protección para quemaduras menores y contra el agrietamiento. El petrolato se encuentra en humectantes de venta libre y recetados por igual. Retiene efectivamente el agua pero también bloquea los poros, lo que es una desventaja, y puede arder cuando se aplica en la piel agrietada.

Ácido láctico

Si estás buscando algo para hacer que tu piel se vea más firme y gruesa, se ha comprobado que el ácido láctico en concentraciones del 12 por ciento afirma la piel y reduce el aspecto de las líneas y las arrugas. El ácido láctico es un alfa hidroxi. Estos son ampliamente usados por sus efectos positivos sobre las diferentes capas de la piel.

Aceite de coco

El aceite de coco ayuda a la actividad antioxidante del cuerpo. Esto ayuda a contrarrestar los efectos negativos que la oxidación tiene en tu sistema cardiovascular y tu piel. El aceite de coco tiene mucha cantidad de vitamina E saludable. Si lo usas con frecuencia, se recomienda que uses solo aceite de coco orgánico, ya que disminuirá las posibilidades de absorber pesticidas u otras toxinas orgánicas en tu piel.

Más galerías de fotos



Escrito por matt ronquillo | Traducido por maria eugenia gonzalez