Suplementos de vitamina para la artritis reumatoide

El dolor y la pérdida de movilidad en las articulaciones de tu cuerpo pueden ser síntomas de un trastorno inflamatorio llamado artritis reumatoide. En la actualidad, no hay suficiente evidencia científica para probar concluyentemente la efectividad de cualquier enfoque complementario para curar la enfermedad. Los suplementos vitamínicos, incluyendo la vitamina D, algunas de las vitaminas del complejo B y vitaminas antioxidantes, pueden ser útiles para las personas con artritis reumatoide o para reducir el riesgo de enfermedad. Tomar vitaminas adicionales sólo debe servir para complementar el tratamiento médico convencional.

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una forma de artritis inflamatoria. También es una enfermedad autoinmune. Esto significa que tu sistema inmunológico corporal se vuelve en contra, ataca y descompone los tejidos conectivos y membranas que recubren las articulaciones entre los huesos. La enfermedad comienza típicamente en la edad media y afecta con frecuencia a las mujeres más que a los hombres. Las articulaciones de los dedos y las muñecas son particularmente susceptibles. Además de dolor, inflamación y pérdida de rango de movimiento, los síntomas incluyen fatiga, pérdida de apetito, fiebre, depresión y ansiedad. El tratamiento médico temprano es importante para prevenir la discapacidad permanente.

Vitamina D

Muchos estudios sugieren que los niveles bajos de vitamina D se asocian con una actividad alta de la enfermedad de la artritis reumatoide. La ingesta dietética baja de vitamina D se asocia con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, según un análisis de más de 200.000 personas que fue publicado en la edición de diciembre de 2012 de "Clinical Rheumatology". Tomar un suplemento de vitamina D tiene potencial para la prevención de las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide. Estudios clínicos controlados son necesarios para determinar si la vitamina D puede modificar el curso de la enfermedad, indica la edición de diciembre de 2012 de "Autoimmunity Reviews".

Vitaminas B

El metotrexato, un medicamento utilizado para tratar la artritis reumatoide, puede producir una deficiencia de ácido fólico. Los suplementos de ácido fólico dietéticos de dosis bajas pueden proteger contra los efectos secundarios de la deficiencia de ácido fólico y permitir a la gente seguir el tratamiento farmacológico de la artritis, según la edición de mayo de 2013 de "Cochrane Database of Systematic Reviews". Tener artritis reumatoide puede causar una deficiencia de vitamina B6 y aumentar el requisito B6 normal de 1.3 a 2 miligramos al día. Un estudio publicado en la edición de octubre de 2005 de "Arthritis Research and Therapy" encontró que la suplementación dietética con 50 miligramos de vitamina B6 diariamente puede corregir la deficiencia. Además, una mayor dosis de B6 de 100 miligramos diarios se demostró que reduce los niveles de compuestos asociados con la inflamación de la artritis reumatoide, según un informe publicado en la edición de septiembre de 2010 de "European Journal of Clinical Nutrition".

Vitaminas antioxidantes

La ingesta suplementaria de vitaminas antioxidantes puede ayudar a proteger contra la aparición de lesiones tisulares asociadas con la artritis reumatoide. En un estudio de más de 29.000 mujeres de 55 a 69 años de edad, tomar más vitamina C y vitamina E produce menor riesgo de padecer la enfermedad, según un estudio publicado en la edición de febrero de 2003 de "American Journal of Epidemiology". En contraste, un estudio más reciente de unos 180.000 mujeres jóvenes de Estados Unidos publicado en la edición de julio de 2010 de la misma revista no se encontró una asociación entre la ingesta de vitaminas y carotenoides antioxidantes y el riesgo de desarrollar artritis reumatoide.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por michael r. peluso, ph.d. | Traducido por maria gloria garcia menendez