Suplementos al tomar antibióticos

Los antibióticos suelen ser una herramienta salva vidas en el tratamiento de infecciones bacterianas, heridas infectadas o enfermedades como la tuberculosis. Aunque los antibióticos comúnmente prescritos son bien tolerados por la mayoría de las personas, no siempre son efectivos inmediatamente, y pueden ocurrir algunos efectos secundarios. Los suplementos pueden ayudar a mantener el cuerpo durante un tratamiento con antibióticos. Sin embargo, siempre debes consultar a tu médico antes de tomar suplementos para descartar cualquier interacción perjudicial.

¿Por qué los suplementos al usar antibióticos?

Hay muchos tipos diferentes de antibióticos, cada uno dirigido a tratar un tipo específico de infección. Algunos pueden causar efectos secundarios graves que impactan el hígado, los riñones o los huesos. La mayoría exhiben solamente efectos secundarios leves a moderados, tales como molestias gastrointestinales, fatiga e infecciones por hongos. Sin embargo, algunos de estos efectos indeseables llevan a los pacientes a buscar ayuda en los suplementos. Además, algunas vitaminas pueden ayudar a apoyar a los efectos, acortando el tiempo de recuperación.

Probióticos y antibióticos

Los suplementos más comunes tomados con los antibióticos se llaman probióticos. Los antibióticos tienen como objetivo destruir las bacterias dañinas, pero también pueden afectar a las bacterias que el cuerpo necesita para digerir los alimentos, lo que lleva a la diarrea y malestar estomacal. Los probióticos pueden ayudar a reponer las bacterias "buenas". Una revisión de 2006 publicada en el Journal of Clinical gastroentology mostró que los probióticos son útiles en el tratamiento de la diarrea asociada a antibióticos en adultos y niños. El probiótico Saccharomyces boulardii parece ser más eficaz en adultos, mientras que los niños respondieron mejor al Lactobacillus rhamnosus GG. Estas bacterias se pueden encontrar en alimentos como el miso y el yogur, o en forma de suplemento. La calidad es importante, busca la etiqueta "cultivos vivos y activos" en cualquier alimento o suplemento.

La vitamina C y los antibióticos

La relación entre la vitamina C y los antibióticos no se entiende completamente. En el "Journal of Applied Nutrition", un artículo titulado The Use of Vitamin C as an Antibiotic (El uso de la vitamica C como un antibiótico) argumenta que la reputación de la vitamina C como una combatiente contra la enfermedad se debe a sus propiedades antibióticas de gran alcance y subutilizadas propias. La vitamina C también puede mejorar la salud de las bacterias "buenas" de tu cuerpo. Un estudio en 2002 en vacas con ubres infectadas mostró que las vacas tratadas con antibióticos y vitamina C sanaron más rápidamente que aquellas tratadas sólo con antibióticos. Sin embargo, no se han realizado estudios suficientes en los seres humanos, y University of Maryland Medical Center advierte que la vitamina C puede interactuar negativamente con los antibióticos de la familia de las tetraciclinas. Consulta a tu médico antes de iniciar la administración de suplementos de vitamina C con antibióticos.

Vitamina D y antibióticos

La deficiencia de vitamina D durante mucho tiempo ha sido implicada en una variedad de infecciones y enfermedades, y puede, de acuerdo con un estudio en “Future Microbiology", conducir a un pobre proceso de curación y mala respuesta al tratamiento antibiótico convencional que se puede resolver con suplementos de vitamina D. Un estudio de 2011 llevado a cabo por científicos de Barts y London School of Medicine and Dentistry muestra que la adición de vitamina D a los antibióticos regulares ayudó a la velocidad del tiempo de recuperación en enfermos de tuberculosis con un determinado tipo de receptor de la vitamina D genética. Estos estudios implican que el suplemento con vitamina D puede ayudar a los antibióticos a trabajar con eficacia, pero deben llevarse a cabo muchos más estudios antes de poder hacer recomendaciones positivas. Pregunta a tu médico si los suplementos de vitamina D son adecuados para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por lucy burns | Traducido por verónica sánchez fang