Suplementos de proteína deportivos

Las personas que practican deportes suelen ser más activas que el promedio, por lo que tienden a tener mayores necesidades de ciertos nutrientes. Los atletas, incluso los "guerreros" de fin de semana casuales, suelen necesitar más proteínas con el fin de permitir el crecimiento muscular y la reparación de los tejidos. Los suplementos de proteínas están ampliamente disponibles y vienen de una variedad de fuentes y en diferentes formas, tales como polvos, bebidas y snacks.

Necesidades proteicas

Todos tenemos diferentes necesidades de proteínas basados en el tamaño, nivel de actividad y la edad, pero la mujer estadounidense promedio necesita alrededor de 46 gramos por día y un hombre típico requiere aproximadamente 56 gramos con el fin de mantener las funciones normales del cuerpo, de acuerdo con los Centers for Disease Control and Prevention. Las mujeres pequeñas pueden necesitar menos y hombres muy altos pueden necesitar más, pero la cantidad de ejercicio puede ser el factor más importante en la determinación de sus necesidades de proteínas porque los músculos necesitan aminoácidos -- los bloques de construcción de proteínas -- para ser más grandes y más fuertes. En concreto, los atletas a menudo necesitan entre 150 y 200 por ciento más que las recomendaciones dietéticas. Los suplementos de proteínas son una manera conveniente y relativamente barata de satisfacer esas necesidades superiores si practica algún deporte o se es muy activo de alguna otra forma.

Proteína de suero

El suero es una proteína que se encuentra en la leche. El suero en polvo se deriva del procesamiento de los subproductos de la fabricación de queso comercial. Aunque el suero de leche se vende generalmente como un suplemento en polvo, también se puede comprar en las bebidas y barras de proteína. Una proteína completa, el suero de leche contiene todos los aminoácidos esenciales que sólo se pueden lograr a partir de fuentes dietéticas. Es relativamente fácil de digerir y absorber, por lo que sus aminoácidos están disponibles en el cuerpo con bastante rapidez. Por lo tanto, los suplementos de proteína de suero de leche se pueden tomar antes, durante o inmediatamente después de la actividad física.

Proteína de caseína

La caseína es la otra proteína principal que se encuentra en la leche. Por lo general se vende como un polvo, pero también se encuentra comúnmente en los batidos de proteínas y barras. La caseína es una fuente completa de aminoácidos, a pesar de se digiere más lentamente que la proteína de suero de leche. Por lo tanto, lo mejor es tomar suplementos de proteína de caseína antes de hacer ejercicio o participar en los deportes para que sus aminoácidos estén disponibles cuando el cuerpo las necesite para el desarrollo muscular y la reparación. Algunos culturistas toman suplementos de caseína a la hora de acostarse para que el crecimiento muscular y la reparación puedan continuar durante toda la noche.

Proteína de huevo

La proteína de huevo -- también llamada albúmina -- se deriva de la clara de huevo. Al igual que el suero y la caseína, es también una proteína completa. La proteína del huevo se digiere rápidamente y se absorbe muy bien, así que es un buen complemento para tomar durante el ejercicio o inmediatamente después. No es tan común como otros suplementos de proteína comprados en la tienda, probablemente porque los huevos son baratos y fácilmente disponibles. El único inconveniente a la albúmina es que puede provocar reacciones alérgicas en las personas que son sensibles a ella.

Proteína de soya

La proteína de soya procede de las habas de soya, uno de los pocos alimentos de origen vegetal que proporciona todos los aminoácidos esenciales. El polvo de soya se deriva de la proteína de soya aislada, un subproducto de la fabricación de un aceite de soya. En comparación con los suplementos de proteínas derivadas de la leche o huevos, la proteína de soya no se digiere ni se absorbe tan bien, ya que contiene compuestos llamados inhibidores de la tripsina. Los inhibidores de tripsina en productos de soya pueden provocar gases, hinchazón y molestias abdominales.

Más galerías de fotos



Escrito por andrew french | Traducido por ana laura nafarrate