Suplementos para mejorar la función hepática

El hígado es el órgano más grande del cuerpo humano y pesa más de tres libras, así lo afirma la American Liver Foundation. Se aloja debajo de las costillas en el lado derecho del cuerpo y tiene varias funciones. Por ejemplo, actúa como el principal órgano desintoxicante del cuerpo, metaboliza los alimentos, almacena energía y ayuda a desarrollar músculos. Cuando el hígado se daña, no puede realizar sus funciones correctamente. Algunos suplementos pueden ayudar a restaurar la función hepática, sin embargo, consulta a un médico antes de comenzar el tratamiento.

Cardo mariano

El cardo mariano es conocido por su capacidad de sanar y proteger el hígado. Pertenece a la familia Asteraceae o de las margaritas y es nativo de la región mediterránea. El cardo mariano contiene antioxidantes conocidos como flavonolignanos y su ingrediente activo, la silimarina, es una combinación de estos los flavonolignanos, así lo explica la University of Washington. La silimarina ayuda a proteger el hígado de las toxinas y contaminantes, así que el cardo mariano es un tratamiento efectivo para enfermedades tales como la hepatitis, la cirrosis y la enfermedad hepática crónica. Según “The Cleveland Clinic Guide to Liver Disorders”, tu cuerpo no puede absorber el cardo mariano, así que es mejor ingerirlo en forma de cápsula. No obstante, también está disponible en forma de tintura.

Ácido alfa lipóico

También conocido como ácido tióctico, esta sustancia antioxidante fortalece la capacidad del hígado para desintoxicar el cuerpo, así lo afirma Earl L. Mindell, autor de “Prescription Alternatives”. El cuerpo humano produce ácido alfa lipóico y está presente en todas las células, lo que ayuda a convertir la glucosa en energía, así lo afirma el University of Maryland Medical Center (UMMC). Como antioxidante, combate los radicales libres y protege el hígado del daño en células y tejidos. Según el UMMC, el ácido alfa lipóico se ha utilizado junto con silimarina para tratar a pacientes intoxicados con Amanita, un hongo venenoso que causa daño hepático. Los suplementos de ácido alfa lipóico están disponibles en forma de cápsula.

Selenio

Este oligoelemento, o sea, un mineral presente en pequeñas cantidades en el cuerpo, tiene propiedades antioxidantes y protege las células hepáticas del daño, así lo afirma Sandra Cabot, una médica especializada en la disfunción hepática autora del libreo “The Liver Cleansing Diet”. Cabot agrega que el selenio también puede ayudar a tratar la enfermedad del hígado graso y las infecciones virales y autoinmunes del hígado. Además, según el Linus Pauling Institute, una infección crónica con hepatitis B o C aumenta enormemente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. No obstante, durante un período de ocho años, los suplementos de selenio pudieron reducir el cáncer hepático en un 35% en la población china con alto riesgo de desarrollar hepatitis B y cáncer de hígado. El selenio está disponible de manera individual a modo de suplemento o en combinación con otras vitaminas y minerales.

Más galerías de fotos



Escrito por kay uzoma | Traducido por valeria d'ambrosio