Suplementos de hierro y zinc

El hierro y el zinc son minerales traza responsables de importantes funciones corporales y las deficiencias en los minerales pueden llevar a padecer enfermedades graves. Aunque las buenas fuentes de hierro y de zinc se encuentran en muchos alimentos, podrías necesitar tomar suplementos si estás embarazada, en una dieta restringida, tienes ciertas enfermedades o no estás absorbiendo suficiente de los minerales, según el University of Maryland Medical Center. Habla con tu médico antes de tomar cualquier suplemento porque son posibles efectos secundarios e interacciones con medicamentos.

Función

El hierro es un mineral esencial que suele encontrarse en los glóbulos rojos del cuerpo responsable de llevar el oxígeno desde los pulmones a los tejidos del cuerpo, explican los autores Lisa Hark y Darwin Deen en “Nutrition for Life”. El hierro también ayuda a las células a transportar el dióxido de carbono a los pulmones donde es exhalado, añade MedlinePlus.com. El zinc es necesario para el crecimiento, la visión, el olfato, el gusto, la coagulación de la sangre, la cicatrización de las heridas, la función de la insulina y la tiroides y ayuda a proteger el cuerpo de los radicales libres, los subproductos químicos que dañan las células, según el University of Maryland Medical Center.

Ingesta recomendada

La ingesta diaria de hierro recomendada para las mujeres entre los 19 y los 50 años es de 18 miligramos, mientras que la ingesta para las mujeres lactantes de la misma edad es nueve miligramos, informa la University of Maryland Medical Center. Las mujeres embarazadas entre los 14 y los 50 años deben consumir 27 miligramos diariamente, mientras que los hombres entre los 19 y los 50 años requieren ocho miligramos diarios, añade el centro. La ingesta diaria de zinc para los hombres de 19 años y mayores es de 11 miligramos, para las mujeres de 19 años y mayores es de ocho miligramos, las mujeres embarazadas de 19 años de edad y mayores deben tomar 11 miligramos diariamente y las que dan lactancia de 19 años y mayores deberían tomar 12 miligramos, según el University of Maryland Medical Center.

Tipos

Los suplementos de hierro y de zinc existen en varias formas, incluyendo cápsulas, tabletas, jarabe, forma líquida y solución. El zinc está disponible como picolinato de zinc, acetato de zinc, monometionina de zinc, glicerato de zinc, citrato de zinc y sulfato de zinc. El hierro está disponible como fumarato ferroso, gluconato ferroso, glutamato ferroso, citrato de amonio férrico, ferroso glicina, succinato ferroso y sulfato ferroso. El sulfato ferroso es el suplemento de hierro más común.

Consejo experto

Toma tu suplemento de hierro o de zinc con el estómago vacío con un vaso lleno de agua o de zumo de frutas una hora antes de comer o dos horas después de comer, informa el MayoClinc.com. Esto permite una mejor absorción de los suplementos. Evita tomar zinc al mismo tiempo que suplementos de hierro o calcio y pronto después de consumir fibra, pollo, productos lácteos o café porque los minerales y los alimentos pueden interferir con la absorción del zinc, agrega el MayoClinc.com. Del mismo modo, no tomes tu suplemento de hierro con café, té o productos lácteos sino con vitamina C para ayudar a absorber el hierro, Lisa Hark y Darwin Deen recomiendan en “Nutrition for Life”.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios comunes del uso de suplemento de hierro incluyen estreñimiento, diarrea, calambres, náuseas, vómitos, acidez y calambres en la pierna informa la MayoClinc.com y University of Maryland Medical Center. Los suplementos de zinc pueden causar náuseas, vómitos, malestar estomacal y un sabor metálico en la boca, agrega el University of Maryland Medical Center

Advertencia

Consulta a tu médico antes de tomar suplementos de hierro y zinc, especialmente si estás embarazada, amamantando, tienes alergias o estás tomando otros medicamentos. Algunos medicamentos, incluyendo ciertos medicamentos para la presión arterial, antibióticos, antiinflamatorios, antiácidos y medicamentos para reducir el colesterol pueden interferir con la absorción de los minerales, dice la University of Maryland Medical Center.

Más galerías de fotos



Escrito por julie saccone | Traducido por maria gloria garcia menendez