Suplementos que se deben tomar para la vaginitis atrófica

La vaginitis atrófica puede tomar la forma de resequedad vaginal y adelgazamiento de las paredes vaginales. Se ve más a menudo en las mujeres con niveles más bajos de estrógeno durante la menopausia. Las mujeres más jóvenes también pueden experimentar síntomas, especialmente si han reducido los niveles de estrógeno debido a tomar medicamentos, tratamientos de quimioterapia o tratamientos hormonales para suprimir el cáncer de mama. Ciertos suplementos naturales pueden ayudar a reducir la sequedad y fortalecer los delicados tejidos vaginales, haciéndolos más suaves. Consulta a tu profesional de salud antes de comenzar nuevos tratamientos para asegurar que son aptos para ti.

Síntomas

Las mujeres que sufren vaginitis atrófica pueden experimentar ardor, picazón y sangrado después del coito debido al adelgazamiento de las paredes vaginales. Las relaciones sexuales pueden ser dolorosas y algunas mujeres pueden desarrollar infecciones vaginales debido a la irritación de los tejidos vaginales.

Preventivos

Si has reducido los niveles de estrógeno y estás experimentando resequedad vaginal u otros síntomas de vaginitis atrófica, hay algunas cosas que puedes hacer preventivamente para protegerte. Evita los jabones perfumados, detergentes y productos femeninos, incluyendo polvos de baño. Usa ropa interior de algodón y deja las duchas vaginales, que secan los tejidos vaginales. Pregúntale a tu médico si cualquiera de los medicamentos podrían contribuir a agravar tu enfermedad y cambiar de medicamentos. Deja de fumar que también contribuye a secar los tejidos.

Semilla de lino

La linaza y el aceite de linaza contienen fitoestrógenos llamados lignanos, compuestos naturales encontrados en las plantas que imitan la acción de los estrógenos en el cuerpo. Estos nutrientes pueden aliviar los síntomas de la menopausia como bochornos y sequedad vaginal. No hay suficiente investigación para indicar si los efectos estrogénicos de la linaza podrían aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama en las mujeres que son sensibles al estrógeno. La University of Maryland Medical Center aconseja usar linaza como un alimento en lugar de tomar suplementos. Las semillas de linaza y el aceite de linaza no deberían cocerse ni calentarse en modo alguno ya que el calor daña los ingredientes activos. Muele las semillas de lino frescas en un molinillo de café o especias justo antes de usarlas para obtener un beneficio máximo.

Ácidos grasos omega 3

Los ácidos grasos omega 3 fortalecen el sistema cardiovasucular y disminuye el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Además de aumentar la elasticidad de las paredes arteriales, los ácidos grasos refuerzan el revestimiento vaginal, aumentando su flexibilidad, según, "The Natural Menopause Handbook". Los ácidos grasos omega 3 suelen estar disponibles en el pescado y comer por lo menos dos porciones de pescados grasos cada semana puede ser útil en la reducción de la vaginitis atrófica. Los peces que tienen mayor contenido de ácidos grasos son el salmón, arenque, sardinas, caballa y atún. Sin embargo, el atún es alto en mercurio, así que limita la ingesta a una porción a la semana como máximo.

Sepia homeopática

Aunque técnicamente no se considera un suplemento, el remedio homeopático sepia está indicado para mujeres que sufren de sequedad vaginal y otros síntomas de vaginitis atrófica, según el doctor homeópata William Boericke en el libro "Materia Medica and Repertory". Sepia no sólo puede ofrecer un alivio para la sequedad de los tejidos, sino también puede ser útil en aquellas mujeres que experimentan el prolapso del útero, vagina y vejiga, dice Boericke. La mujer puede experimentar una sensación de rodamiento hacia abajo como si todo se estuviera cayendo. También puede ser útil para las mujeres con los niveles de estrógeno bajos que experimentan sofocos y depresión severa y cambios de humor, que son concomitantes a algunos casos de vaginitis atrófica. Los remedios homeopáticos están disponibles sin necesidad de receta. Consulta un homeópata o a otro profesional de la salud familiarizado con el uso de Sepia para asegurarte de que es el remedio adecuado para tu enfermedad.

Más galerías de fotos



Escrito por jean bardot | Traducido por maria gloria garcia menendez