Suplementos de apoyo de la tiroides

La glándula tiroides es responsable de producir las hormonas que controlan el metabolismo, la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, los niveles de energía y humor, entre otras cosas. El hipotiroidismo se produce si la tiroides está funcionando por debajo del nivel óptimo. Los niveles subóptimos pueden causar síntomas de aumento de peso, cabello fino, uñas quebradizas, fatiga, intolerancia al frío, depresión, dolores de cabeza y estreñimiento. Sin embargo, el hipertiroidismo se produce con la enfermedad de Graves y es un estado de exceso de hormona tiroidea que provoca una pérdida de latidos del corazón, nerviosismo, sudoración, calor y pérdida de peso entre otros. Los suplementos de la tiroides están diseñados para hipotiroidismo no deben utilizarse en un estado hipertiroideo y de igual forma. Tomar suplementos tiroideos diariamente durante varios meses consecutivos puede resultar en la mejora o restauración de la función tiroidea normal y una reducción de la inflamación de la tiroides autoinmune conocida como tiroiditis.

Hierbas para el hipotiroidismo

Varias hierbas pueden estar destinadas para aumentar la producción de la hormona tiroidea. Estas hierbas deben utilizarse en casos de hipotiroidismo (por debajo de los niveles óptimos) solamente. Withania somnífera, más comúnmente conocida como Ashwagandha, es utilizada por los herbolarios para incrementar los niveles circulantes de hormona tiroidea. Los resultados de un estudio en la edición de enero de 2005 de "Phytotherapy Research" sugiera la posible utilización del Commiphora mukul (también conocido como mirra o Guggul) en el mejoramiento del hipotiroidismo. La Schizandra berry es otra popular hierba utilizada junto con la Ashwagandha y la Commiphora mukul para tratar el hipotiroidismo.

Nutrientes para el hipotiroidismo

Las hormonas tiroideas (T3 y T4) se componen de tres o cuatro moléculas de yodo enlazadas al aminoácido conocido como tirosina. Una deficiencia de yodo o tirosina puede resultar en función de la tiroides baja. El aumento del consumo de algas o mariscos puede ser la mejor manera de aumentar los niveles de yodo aparte de suplementar con yodo. Una deficiencia de yodo grave puede causar que la tiroides se hinche, lo cual es una condición conocida como bocio. El fucus, el alga nori y la alga marina son a menudo incluidos en los suplementos tiroideos como fuente yodo, sin embargo, pueden también ser añadidos a las sopas, espolvoreados sobre alimentos o comidos como refrigerios tostadas. La mayoría de suplementos de la tiroides contienen 150 mcg de yodo por porción. La L-tirosina es la forma correcta de la tirosina a tomar cuando se intenta mejorar la función tiroidea. Una dosis típica para adultos de L-tirosina sería de 300 mg diarios. El selenio es un mineral que desempeña un papel importante en función de la tiroides ya que es un cofactor necesario para la conversión de la hormona tiroidea T4 en la forma más activa T3. Sería especialmente importante complementar con 100 mcg de selenio cuando los niveles de T4 son normales y los niveles de T3 son bajos, sugiriendo una conversión pobre.

Hierbas para el hipertiroidismo

Varias hierbas pueden ser útiles en la reducción de los síntomas y signos del hipertiroidismo. La Lycopus europaeus, la Melissa officinalis y la Lithospermum officinale son las hierbas más comunes utilizadas para este propósito. Un artículo de investigación en la edición 2008 de "Phytomedicine" proporciona evidencia que la Lycopus europaeus reduce los síntomas hipertiroideos específicos (por ejemplo, frecuencia cardíaca mayor por la mañana) y exhibe efectos positivos en las formas leves de hipertiroidismo.

Nutrientes para el hipertiroidismo

El cuerpo puede haber aumentado las necesidades nutricionales durante los períodos de hipertiroidismo. La coenzima Q10 (CoQ10) es un ejemplo de un nutriente beneficioso que ha demostrado ser protectora al corazón durante períodos de hipertiroidismo. Una dosis de CoQ10 beneficiosa sería de 100 a 300 mg diarios. El yodo debe evitarse en los casos de hipertiroidismo, si no está prescrito por un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. nicole schertell | Traducido por valeria garcia