¿Por qué el suplemento de hierro es tan importante para los niños de bajos recursos?

El suplemento de hierro es importante para todos los bebés y los niños pequeños, no sólo para las familias de bajos ingresos. Pero los bebés y niños de bajos ingresos tienen un mayor grado de anemia por deficiencia de hierro que los hijos de las familias de ingresos medios y altos. Las dietas bajas en hierro y el cumplimiento deficiente de los padres al dar los suplementos de hierro por vía oral contribuyen a incrementar la deficiencia de hierro en los niños de bajos recursos. Debido a que la anemia por deficiencia de hierro puede causar problemas de salud para toda la vida, los análisis de sangre para diagnosticar bajas reservas de hierro en todos los niños pequeños son esenciales, incluyendo los de las familias de bajos recursos.

Causas de la deficiencia de hierro

Una mujer embarazada que tiene una ingesta adecuada de hierro suplirá las necesidades de hierro de su bebé durante los primeros cuatro meses de vida. De acuerdo con la American Academy of Pediatrics. Por otra parte, si un bebé toma su fórmula con hierro fortificado, sus necesidades de hierro estarán fácilmente satisfechas. La sustitución de la leche de vaca, que contiene poco hierro, para la fórmula en el primer año de vida es la principal causa dietética de una deficiencia de hierro, dice el médico de medicina familiar Dr. Louis Kazal, Jr., en la emisión de octubre de 2002 de “American Family Physician.” Los bebés amamantados pueden desarrollar bajos niveles de hierro después de los 4 meses porque la leche materna es baja en hierro, aunque el hierro que contenga sea bien absorbido. Los niños entre 1 y 3 años son más propensos a desarrollar deficiencias de hierro porque ya no toman formula fortificada y a menudo se convierten en comedores caprichosos. La pobreza y los recursos alimenticios limitados también incrementan el riesgo de deficiencia de hierro en niños de 6 meses a 3 años, conforme al artículo de marzo de 2006 en el “Maternal and Child Health Journal”.

Tipos de suplementos

El hierro en gotas o rociado proporciona una manera fácil para satisfacer las necesidades diarias del mismo. Los cereales fortificados también proveen a los bebés y niños con el suplemento de hierro que necesitan. Los niños entre los 7 y 12 meses de edad necesitan 11 mg de hierro diario, mientras que los niños entre 1 y 3 años necesitan 7 mg. Los preescolares y niños hasta los 8 años deben tomar 10 mg por día, mientras los niños de 9 a 13 años necesitan 8 mg, de acuerdo a la Office of Dietary Supplements.

Problemas de cumplimiento

Aunque la anemia por deficiencia de hierro es el problema más frecuente de salud relacionado con la nutrición, los esfuerzos por combatirla con suplementos no han sido exitosos, de acuerdo con un artículo de una organización Panamericana de la salud publicado en diciembre del 2008 en el “Journal of Nutrition.” El artículo recomienda la intervención temprana y mejores métodos de administración para optimizar los suplementos de hierro. Un estudio de la Boston University School of Medicine publicado en la edición de mayo de 2009 del “Journal of Pediatrics” encontró que los padres de bajos recursos no cumplían plenamente cuando se les preguntaba si daban los suplementos de hierro en forma de gotas o rociado a sus bebés de 6 meses, aunque la adherencia fue mayor con gotas. Las tasas de adhesión variaron de 32 a 63 por ciento con gotas y de 30 a 46 por ciento rociado.

Efectos a largo plazo

La anemia por deficiencia de hierro causa problemas de salud a más largo plazo de lo que se pensaba. En la infancia y la niñez, la anemia causa letargo, irritabilidad y retraso en el desarrollo físico y mental. Los niños mayores presentan una disminución a largo plazo en el funcionamiento mental y problemas de comportamiento incluso después de que su deficiencia ha sido completamente corregida, advierte el Dr. Kazal.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por luisa santana