Cómo superar una relación abusiva madre/hija

Las personas esperan siempre poder depender de sus madres para obtener amor y protección. Desafortunadamente, es un hecho de la vida que no todas las relaciones madre-hija son saludables. Puede ser muy difícil superar una relación abusiva con tu madre. Las heridas de la infancia pueden ser profundas. Sin embargo, con determinación y trabajo duro, puedes superar el dolor de tu pasado y seguir adelante.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Reconoce que el comportamiento de tu madre no se trata de ti. No es poco común que un niño se culpe a sí mismo por las malas acciones de su madre. Quizás, en un arrebato o reacción desmedida, tu madre te dijo que si hubieses sido más lista, de mejor comportamiento o más amable, ella no "tendría" que haber abusado de ti. Culparte por su insatisfacción o infelicidad fue manipulador e injusto. "Una madre abusiva emocionalmente es una madre que usa a sus hijos en un intento de llenar sus propias necesidades emocionales sin cumplir", dice Eqi.org. Al aceptar que no eres responsable del comportamiento de tu madre, puedes dejar salir algo de culpa o esa sensación de falla que has tenido durante todos estos años porque era imposible complacerla.

  2. Cuenta a tus allegados acerca de tus experiencias. Reconocer la verdad del pasado y tener la valentía de hablar sobre eso abiertamente es crucial para tu proceso de sanación. Como niña, el miedo o la vergüenza pudieron haberte impulsado a mantener el secreto. Darle voz a tu dolor te ayudará a dejarlo ir. Idealmente, los miembros de tu familia serán capaces de ofrecerte apoyo, pero si tu familia está dividida entre tú y tu madre, dirígete a otras personas en quienes confíes en su lugar, tales como tus amigos, pareja o líder religioso.

  3. Busca ayuda profesional. Con un terapeuta o como parte de un grupo de apoyo, tendrás oportunidad de discutir el abuso que sufriste en un ambiente seguro y de aceptación, con personas que entienden lo que has pasado. Una red de personas de apoyo te ofrecerá el punto de vista, el coraje y la empatía que necesitas conforme avanzas para superar el dolor de tu pasado.

  4. Trabajan en perdonar a tu madre. Este es uno de los aspectos más difíciles de superar una relación abusiva, pero retener la ira evitará que sanes completamente. "El perdón no significa que 'justificamos' el comportamiento ofensivo; no significa olvidar ni confiar en la persona que nos dañó" dice SelfGrowth.com. En lugar de eso, piensa en el perdón como un regalo que te estás dando a ti misma. Estás dejando ir cualquier sentimiento negativo o de venganza porque no quieres estar atrapada en la amargura o dolor causado por tu madre.

Consejos y advertencias

  • Sanar es un proceso; no esperes demasiado de ti misma demasiado pronto.
  • Tu madre quizás no esté dispuesta a hacerse responsable de su comportamiento abusivo. Ten en mente que no puedes cambiar nada sobre ella; sólo puedes superarlo por ti misma.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle ernst | Traducido por laura de alba