Cómo superar una relación abusiva

No es fácil dejar atrás el dolor de una relación abusiva. El abuso a manos de un ser querido puede hacer que te sientas inútil, deprimido y sin esperanza. Sin embargo, no debes permitir que las tácticas de intimidación de una persona manchen el resto de tu vida. Tu abusador puede haber tratado de convencerte de que eres débil, pero eso no es cierto. Tuviste la fuerza para salir de una relación no saludable a pesar de los intentos de tu pareja de controlarte. Con coraje y determinación, puedes dejar este capítulo de tu vida atrás.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Pon fin a todo contacto con tu abusador. Incluso después de que tu relación ha terminado, el agresor puede tratar de reconciliarse contigo. Podría pedir que le dieras otra oportunidad con la promesa de que su comportamiento cambiará si vuelves con él. Sin embargo por más sincero que pueda parecer, es necesario recordar que él está tratando de manipularte. Una pareja con un patrón de abuso eventualmente perderá el control y repetirá su agresión contra ti. No te permitas volver a una relación con alguien que se da permiso para hacerte daño. No atiendas sus llamadas y bloquea sus correos electrónicos. Para seguir adelante, necesitas asegurarte de que está completamente fuera de tu vida.

  2. Vuelve a conectarte con tu familia y amigos. Una pareja abusiva quiere el control. Cuanto más aislado estás de otras personas, más dependiente serás de él. Es importante en esta etapa de recuperación que cuentes con el apoyo de la gente que te quiere. Si has tratado de mantener la naturaleza de tu relación oculta a tu familia y amigos, confía en ellos ahora. Rodéate de gente que te apoye y te cuida y esto te dará la oportunidad de expresar los sentimientos que te sentiste obligado a ocultar o suprimir durante tu relación. Puedes sentirte avergonzado, pero decir la verdad te ayudará a liberarse del pasado.

  3. Mantente ocupado. Otra táctica de control de un abusador es monopolizar tu tiempo. Es posible que hayas renunciado a tus aficiones, intereses o incluso a tu trabajo en un esfuerzo por aplacar a tu pareja. Comienza de nuevo a involucrarte en actividades que encuentres satisfactorias y agradables. Sé tan decidido y proactivo al crear la vida que quieres como fuiste al acabar con tu relación poco saludable. No sólo va a ayudar a que te sientas mejor, sino que también cada momento que te mantienes involucrado en un trabajo significativo o en un juego es un momento que no va a ser asumido por los pensamientos o recuerdos de tu ex pareja.

  4. Habla con un terapeuta. Los comentarios degradantes, el comportamiento amenazador y los arrebatos impredecibles que caracterizan el abuso pueden hacer mella al autoestima hasta que sólo queda sentirse inútil. Un consejero o un terapeuta te puede ofrecer información valiosa y la empatía a medida que trabajas hacia la curación de tus heridas emocionales. También te puedes poner en contacto con un grupo de apoyo, que te dará la oportunidad de hablar con personas que han tenido tu experiencia y compartir tus objetivos de seguir adelante.

Consejos y advertencias

  • Recuerda que el abuso no es específico a un género; tanto hombres como mujeres pueden ser víctimas como victimarios.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle ernst | Traducido por mariana van der groef