Cómo superar la pérdida de una relación

Los seres humanos son criaturas sucias. Por lo tanto, no es sorprendente que una relación entre dos personas, ya sea un familiar o una relación romántica, también pueda causar problemas. Cuando una de tus relaciones empiece a romperse y a desmoronarse sin esperanza de reconciliación, es importante que trates de poner punto y final. Acabar con ella te da la oportunidad de recuperarte de las heridas que la relación ha causado. También deja espacio en tu corazón, la mente y la vida para seguir adelante y dar la bienvenida a las nuevas oportunidades, nuevos retos y nuevos amores que se presenten.

El brillo es para los labios, no para experiencias pasadas

Cuando piensas en las consecuencias de una relación, puedes sentir la tentación de pasar por alto el dolor o la agitación que estás experimentando. Al tratar de disminuir el dolor a través de fiestas, eventos y cosas similares puedes minimizar el dolor a corto plazo, que no te permite en realidad pasar por el duelo y la experiencia de curación a largo plazo. No huyas de la ira, el dolor u otros sentimientos que surgen cuando te enfrentas a la terminación de una relación. Date la libertad de sentir estas emociones y llora la pérdida de la relación con tu amigo, compañero sentimental o familiar.

Tu relación está medio llena o medio vacía

Al igual que la proverbial analogía del vaso medio lleno, la búsqueda de punto final tiene que ver con la perspectiva. En primer lugar, trata de cambiar tu perspectiva sobre la relación en un espacio positivo. Recuerda las cosas buenas de la persona, o un momento en la relación que te hizo sonreír o te hizo feliz. Un diario puede ayudarte a anotar estas cosas para que puedas revisarlas más tarde. A continuación, cambia tu perspectiva en el momento presente. Por doloroso que sea ahora, trata de centrarte en la idea de que el fin de esta relación implica nuevas relaciones, nuevas oportunidades y nuevas posibilidades que pueden entrar en tu vida. A medida que abras la puerta a una nueva perspectiva de agradecimiento, ayudarás a curar y a aliviar la amargura y el dolor de la pérdida.

Usa el gimnasio mental y encuentra tus fortalezas

Mientras lloras por la pérdida, prepárate para el futuro, fortaleciendo tu corazón y mente. Algunas personas se benefician de hacer una lista escrita a mano que describe sus talentos, pasiones y regalos. Otras disfrutan rodeándose de amigos que les animan y les hacen sentir mejor. En esencia, deseas continuar con tu momento de debilidad y vulnerabilidad creado por la relación, y comenzar a trabajar tus músculos mentales y emocionales para ser más fuertes y más positivos, y reafirmar la vida.

Ponerse en marcha

El tiempo extra y el espacio emocional y mental creado por el final de tu relación significa que tienes más tiempo y energía para experimentar cosas nuevas. Seguir adelante, en lugar de vivir en el pasado, es la clave para entrar en un tiempo de final y de crecimiento. Cuando surgen nuevas oportunidades, date la libertad de probarlas. No tienes que comprometerte a nada de forma permanente. Simplemente déjate hacer cosas nuevas y emocionantes que te ayuden a descubrir que hay algo más en la vida que lo que era la relación pasada. Pronto, encontrarás que eres mucho más de lo que solías ser en esa relación, y que puedes crear nuevas alegrías en ausencia de alegrías pasadas.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua duvauchelle | Traducido por beatriz sánchez