Cómo superar el miedo a conocer gente nueva

Dominar el miedo a conocer gente nueva puede abrirte a nuevas oportunidades y experiencias de vida. Interactuar con desconocidos es necesario para tener éxito en el trabajo, para desarrollar relaciones significativas y para triunfar en la vida cotidiana. Si eres tímido, introvertido, o sufres de ansiedad social, es probable que experimentes una gran cantidad de estrés en relación con estas interacciones normales. La paciencia y la práctica pueden ayudarte a reducir este miedo.

Comienza lentamente

No esperes que tu miedo de conocer gente nueva desaparezca de la noche a la mañana. Comienza por desafiarte a ti mismo a dar pequeños pasos para ser más sociable. Imponte un objetivo, como sonreírle a un extraño en la cola de la caja, sobre el que puedas trabajar por un par de semanas. Una vez que te sientas cómodo con tu pequeño objetivo, podrás pasar a intentar metas más grandes. Dividir el proceso en pasos pequeños reducirá tu miedo y hará que tus objetivos parezcan más alcanzables. Durante el proceso es probable que experimentes algunas de las cosas a las que temes, como ser rechazado o ridiculizado. Sin embargo, esa experiencia puede ayudar a que te des cuenta de que tus temores no son tan aterradores como te parece que son.

Trabaja para disminuir tu ansiedad

Si sufres de timidez o ansiedad social, la simple idea de conocer a un extraño puede desencadenar síntomas de ansiedad, como latidos cardiacos rápidos y sudoración. Una parte importante de hacer frente a tus miedos es disminuir tus niveles de ansiedad en general. Trabaja en la reducción de la tensión en cada área de tu vida. Practica yoga, meditación, ejercicio, o cualquier otra actividad que pueda proporcionarte alivio a la ansiedad. Programa al menos 30 minutos cada día para trabajar en el desarrollo de una actitud más tranquila y centrada. Muchos profesionales recomiendan el uso de la visualización para dominar los miedos. De acuerdo con el sitio web de la Calm Clinic, puedes practicar un ejercicio de visualización relajándote en un lugar cómodo y respirando profundamente hasta que estés en un estado de total relajación. A continuación, debes visualizarte a ti mismo hablando con extraños mientras continúas trabajando la respiración profunda para estar relajado. Después de un tiempo te darás cuenta de que tus síntomas de ansiedad se reducen cuando efectivamente estás interactuando con una persona nueva.

Reformula tus pensamientos

A menudo los pensamientos negativos son un factor debilitante para las personas con ansiedad social. Estos pensamientos pueden paralizarte, haciendo que te sientas incompetente, sin preparación u objeto de burlas. Sustituir un pensamiento poco constructivo como "la gente va a pensar que soy raro si hablo con ellos", con uno como "la gente va a disfrutar hablando conmigo", puede ayudarte a reunir el valor para acercarte a gente nueva. Numerosos estudios han encontrado que la terapia cognitivo-conductual, que implica la reformulación de los pensamientos negativos, ha tenido éxito en el tratamiento de personas con ansiedad social. Un estudio publicado en la edición de octubre del 2013 de "Terapia e investigación cognitivas" ("Cognitive Therapy and Research") analizó a 606 sujetos con ansiedad social, encontrando que aquellos que trabajaron en la reformulación de sus pensamientos se sentían con un mayor control en situaciones sociales, siendo capaces de acercarse a gente nueva.

Prepárate

Una de las mayores preocupaciones acerca de conocer gente nueva puede ser no saber qué decirles, o tener una conversación incómoda. Prepárate con temas de conversación que puedas utilizar si no sabes qué decir cuando conoces a una persona o cuando te topas con un silencio incómodo. Haz una lista de temas que tus amigos parecen disfrutar cuando hablan contigo. Mantente al día sobre temas de actualidad, deportes o noticias que puedes utilizar para romper el hielo al hablar con un extraño. Si te sientes preparado, te sentirás menos nervioso de tener una conversación con una persona nueva.

Más galerías de fotos



Escrito por lauri revilla | Traducido por josé antonio palafox