Cómo superar la ansiedad al correr

El ejercicio es una de las maneras más eficaces para mejorar la salud y reducir el estrés. Sin embargo, cuando surge la ansiedad durante el ejercicio, la efectividad de tu sesión de ejercicios puede sufrir. Todos los corredores de cualquier nivel, en algún momento experimentan la ansiedad, ya sea durante las carreras o entrenamientos regulares. Mientras que un poco de ansiedad puede ayudar al rendimiento, demasiado lleva a una disminución del mismo, y pueden causar que dejes de funcionar por completo. La comprensión de cómo superar la ansiedad puede ayudarte a disfrutar cuando corres e incluso aumentar los beneficios de tu ejercicio.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. El primer paso es entender que tus sensaciones físicas y mentales están relacionados con la ansiedad y no otra cosa. Esto puede ser confuso, porque correr desencadena muchos elementos físicos, tales como dificultad para respirar y el estrés físico que puede confundirse con la ansiedad. Los sentimientos de ansiedad son diferentes para cada uno, pero hay algunos síntomas comunes que puedes buscar. Estos incluyen dolor de pecho y opresión, mareos, cambios en la temperatura del cuerpo, corazón acelerado y los espasmos musculares, entre otros. También puede ser que tengas pensamientos de miedo, pánico o mayor conciencia o autoconciencia. Tomar conciencia de tus síntomas es el primer paso hacia la superación de ellos.

  2. Después de darte cuenta de que lo que estás sintiendo es ansiedad, el siguiente paso es aplicar los métodos para ayudar a reducir tus síntomas. En primer lugar, respira. Cuando el cuerpo se coloca bajo tensión, este es el primer elemento que se olvida. La respiración profunda ayuda a relajar el cuerpo y reduce algunos síntomas de la tensión y el estrés.

  3. Una vez que hayas aplicado un método físico para reducir la ansiedad, respirar, entonces puedes aplicar algunas técnicas mentales para ayudar a reducir este estrés. Esto se puede hacer de forma simultánea con la respiración profunda o uno después del otro, en cualquier orden. Un método para reducir la ansiedad mental es desarrollar disparadores: palabras o frases que te recuerdan lo que quieres estar pensando cuando te encuentras en un punto difícil o estresante durante la carrera. Muchos deportistas de élite utilizan este método cuando se enfrentan a desafíos durante las carreras. Pensar en una palabra, como "fuerza", al subir una colina puede ayudar a superar el malestar de la colina, mientras que una frase tan simple como "puedo hacerlo" te dará más confianza y reducirá la ansiedad relacionada con el rendimiento. Si puedes sentir la ansiedad acercándose, también puedes utilizar una palabra de intervención específica para dejar los patrones de pensamiento negativo. Incluso puedes decir "¡Alto!" a ti mismo en voz alta en un tono de mando para ayudar a interrumpir los pensamientos de ansiedad. Encuentra uno que funcione mejor para ti.

  4. También puedes reducir la ansiedad al correr cuando no estás corriendo, usando métodos de visualización. Recita, ensaya y realiza visualmente tus carreras regulares en tu mente, para imaginar lo que sucederá cuando surja la ansiedad, así como la visualización de carreras sin ansiedad y cómo se sienten. Usa una pista que utilizas con frecuencia, y ve en profundidad. La visualización no es simplemente pensar en correr. Se trata de ir a través de todos los aspectos físicos y mentales de la carrera y el uso de todos tus sentidos en la visualización. Encontrar un entrenador o psicólogo para que te ayude con esto puede aumentar tu capacidad de visualizar y mejorar esta área.

  5. Trata de no presionarte a ti mismo para superar la ansiedad. Cuanta más presión pones en ti mismo, más ansiedad que vas a crear. Si surge la ansiedad y haces un trabajo insuficiente para remediarlo, piensa en positivo. Esta es una gran manera de reflexionar y pensar en lo que puedes hacer la próxima vez que podría funcionar mejor en la reducción de la ansiedad.

Consejos y advertencias

  • Si tu problema de ansiedad interfiere con tu vida diaria o entorpece gravemente tu funcionamiento, ponte en contacto con un psicólogo. Él o ella puede ayudarte a resolver tus problemas de manera segura y efectiva.

Más galerías de fotos



Escrito por chelsea hanson | Traducido por mariana nonino