Sugerencias para crear buenos hábitos de sueño en los niños pequeños

Crear hábitos de sueño en los niños puede ser complicado cuando tu pequeño no está durmiendo toda la noche o no toma suficientes siestas. Hay una variedad de razones por las que tu hijo puede tener problemas de sueño durante el día y durante la noche. Ayúdalo a dormir y desarrollar patrones saludables de sueño haciendo unos cambios de estilo de vida sencillos.

Horario

Mantén a tu hijo en un horario para dormir siestas y durante la noche. Haz que tome su siesta y se vaya a la cama por la noche a la misma hora todos los días para establecer patrones saludables de sueño. Haz tus encargos entre las horas de siesta y contrata una niñera, en lugar de mantener a tu hijo despierto hasta altas horas de la noche. Si tu hijo está en una guardería, mantén el mismo horario que tiene en la guardería para la siesta en el fin de semana. La última siesta del día no debe ser muy cerca de la hora de dormir, ya que puede afectar su habilidad para dormirse o quedarse dormido toda la noche.

Rutina

Crea una rutina de sueño -incluye las siestas y la hora de dormir- para ajustar el reloj interno de tu hijo. Evita jugar activamente antes de llevarlo a dormir porque quizá esté muy agitado para dormirse. Dale tiempo para que se relaje antes de llevarlo a dormir leyéndole un cuento o dándole un baño. Los niños pequeños deben tener un lugar específico para dormir la siesta y para dormir por la noche. Permitir que tu hijo duerma dónde sea puede afectar su rutina.

Dieta

Habla con tu pediatra acerca de la dieta de tu hijo. De acuerdo con attachmentparenting.org, las alergias a los alimentos o sensibilidades pueden afectar la calidad del sueño de los niños. Los alimentos que contienen cafeína o azúcar pueden afectar los patrones de sueño. Evita el chocolate, los jugos u otros alimentos cargados de azúcar -o al menos no se los des muy cerca de la hora de dormir. Además de los granos enteros, frutas y vegetales, los alimentos que contienen triptófano, un componente natural que ayuda a dormir, pueden facilitar el desarrollo de patrones saludables de sueño. Una gran variedad de alimentos que son amigables para los niños contienen esta ayuda natural para el sueño, como los aguacates (avocados), el pavo, el queso cottage y los plátanos.

Consideraciones

Presta atención a las señales de sueño de tu hijo. Cuando se esté frotando los ojos, bostezando o esté inquieto, es tiempo de prepáralo para dormir. Si así lo desea, permítele que duerma con una manta o juguete favorito. Asegúrate de que estos artículos no contengan ningún riesgo de asfixia, como botones o partes sueltas. Dejar la puerta ligeramente abierta o prender una luz de noche puede ayudar a tu hijo a descansar si tiene miedo a la oscuridad. El ejercicio también ayuda a los niños a dormir. Mantén a tu hijo activo llevándolo al parque o jugando afuera a menudo .

Más galerías de fotos



Escrito por ann daniels | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez