¿Cómo saber si sufriste una distensión muscular?

No necesitas ser un fisicoculturista para sufrir de distensiones musculares; incluso en las actividades de la vida diaria expones a tus músculos al sobreuso y al exceso de presión. Las distensiones o tensiones musculares, pueden causar incomodidad importante, pero usualmente no son serias. El tratamiento de la mayoría de las tensiones incluye una combinación de hielo, descanso y medicamentos.

Síntomas físicos

Un músculo que ha sido distendido puede sentirse poco dolorido con pesadez, dolor de tipo continuo. Las distensiones musculares también pueden sentirse como un dolor agudo, especialmente cuando el músculo afectado se usa. Algunos tirones duelen al contacto. Las articulaciones cercanas al músculo afectado también pueden doler. La presión y tensión en general causan que el dolor se intensifique.

Inspección visual

Las tensiones musculares pueden no causar síntomas visuales, pero los moderados y severos pueden causar síntomas que puedes ver. El área cerca de la tensión por lo general se encuentra inflamada o roja. Si tu tensión fue lo suficientemente fuerte para rasgar las fibras y ocasionar sangrado al rededor del músculo, verás un moretón cerca del sitio de la lesión que empeorará con el tiempo.

Consideraciones contextuales

Las distensiones musculares ocurren bajo dos diferentes contextos. El primero es un tirón agudo que ocurre durante la actividad física. Este tipo de tensiones causan dolor inmediato que comúnmente se sienten como un balazo o quemazón al principio, y luego se convierten en dolor general. En casos severos, podrás escuchar un chasquido o algún sonido al momento de la lesión. El segundo tipo de distensión es el resultado de estrés muscular prolongado. Este tipo de tirón típicamente causa dolor que aumenta, y sólo puedes ser consciente de ello durante los períodos de descanso.

Otras posibilidades

Una distensión muscular es diferente de un esguince, que es un daño en los ligamentos, en lugar de tejido muscular. Los esguinces con más comunes alrededor de las articulaciones como la muñeca y tobillo. Los calambres musculares causan un dolor similar, pero están relacionados a una contracción involuntaria de tus músculos, y usualmente una vez que el calambre pasa el dolor se va con él. El dolor generalizado que no está relacionado con una actividad específica o lesión puede estar relacionado con otras condiciones médicas. Si estás experimentando otros síntomas como fiebre, nauseas o fatiga extrema, deberás ver a un médico para identificar la causa.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah wahlig | Traducido por luis manuel montoya