Tengo sueño y gases y me siento hinchado después de comer

Estar soñoliento y tener gases después de cada alimento puede arruinarte el día, especialmente si estás en el trabajo. Si estás luchando para mantenerte despierto o tratando de controlar las flatulencias alrededor de otros, estás distrayéndote de tareas más urgentes. Los tipos de comida que comes son a menudo los culpables. Saber cuáles causan el problema ayudará a tener estas molestias bajo control, de tal forma que te puedas enfocar en lo que es importante.

Somnolencia


Mucha gente se cansa debido a los alimentos que comen.

Mucha gente llega a cansarse debido a los alimentos que comen. Un equipo de investigación en la University of Manchester en Inglaterra encontró que los niveles altos de glucosa en la sangre reducen la actividad celular del cerebro que normalmente mantendría un sujeto en vigilia. Ciertas neuronas en el cerebro se apagan cuando los niveles de glucosa se elevan. Estas neuronas son también menos activas en la noche, cuando el cuerpo descansa y conserva energía. Lo mismo es verdad después de una comida, especialmente si el alimento era alto en azúcar. Las neuronas en el cerebro le señalan a tu cuerpo que debe descansar y ahorrar energía cuando está satisfecho.

Permaneciendo en vigilia


Incorpora los carbohidratos complejos más saludables encontrados en vegetales con almidón y panes de grano entero.

Aunque sería difícil ingerir un alimento que no impacte tus niveles de glucosa, puedes tomar decisiones conscientes acerca de qué tipos de alimento comer durante el día. Corta los alimentos altos en carbohidratos complejos, tales como los dulces y los alimentos procesados e incorpora los más saludables carbohidratos complejos encontrados en los vegetales con almidón y panes de grano entero. Come porciones más pequeñas con más frecuencia en vez de solamente dos o tres grandes comidas que pueden causar picos dramáticos en tus niveles de glucosa. Los alimentos en porciones más pequeñas regulan tu insulina y tus niveles de azúcar en la sangre.

Flatulencia

El gas a menudo se desarrolla en el tracto digestivo después de comer ciertos alimentos. Típicamente, tu cuerpo primeo se siente hinchado, lo cual entonces resulta en el paso de gases. Producir y pasar gas es normal. De acuerdo con la National Digestive Diseases Information Clearinghouse (centro nacional de intercambio de información de enfermedades digestivas), una persona genera cerca de 4 pintas (1,89 litros) de gas por día y los pasa cerca de 14 veces por día. El gas se genera cuando los alimentos no digeridos son desglosados. Ciertos azúcares y almidones no pueden ser digeridos y absorbidos por el cuerpo. Estos carbohidratos pasan a través del intestino delgado y son expulsados a través del recto.

Reduciendo el gas


Puedes reducir algo de los gases que tu cuerpo produce al eliminar alimentos como los frijoles.

Ciertos alimentos causan más producción de gas que otros. Puedes reducir algo de los gases que se generan en tu cuerpo eliminando alimentos como los frijoles, la col (cabbage), productos lácteos incluyendo el queso, productos con fructosa tales como las sodas y alimentos que contengan edulcorantes artificiales. Alimentos altos en fibra como el salvado de avena y los guisantes y ciertos alimentos con almidón como las papas, la pasta y el trigo, todos producen gas en el intestino grueso. El arroz no produce gas. Reducir los alimentos altos en grasa ayuda a reducir la cantidad de gas que produces, ya que menos grasa en el cuerpo te ayuda a vaciar tu estómago más rápido.

Más galerías de fotos



Escrito por dan harriman | Traducido por jorge de leon polanco