¿Qué sucede si no se trata la diabetes?

La diabetes está en auge. El número de personas afectadas en los Estados Unidos se ha triplicado desde 1980, con casi 26 millones de estadounidenses afectados en el 2011, según los Centers for Disease Control and Prevention. La diabetes es una enfermedad metabólica que puede manejarse con una combinación de cambios del estilo de vida, dieta y medicamentos. Las inyecciones de insulina son necesarias para tratar la diabetes del tipo 1 y los casos avanzados de diabetes del tipo 2. La diabetes sin tratar puede resultar en crisis metabólicas potencialmente mortales. Incluso si se evitan situaciones de emergencia, una diabetes pobremente controlada daña los vasos sanguíneos y los nervios en todo el cuerpo, con consecuencias devastadoras con el tiempo.

Emergencias metabólicas

La diabetes sin tratar puede ser mortal. Una complicación peligrosa a corto plazo es la cetoacidosis diabética, una condición que progresa rápidamente. Unos bajos niveles de insulina causan que el azúcar se acumule en la sangre. El cuerpo separa grasas para tener energía, resultando en una acumulación de subproductos llamados cetonas y bajando el pH de la sangre. Las señales y síntomas clásicos de la cetoacidosis diabética son una respiración que suena a suspiros, confusión, náuseas, vómitos, mareos, deshidratación y un aliento que huele a frutas. Los traumas, el estrés y las infecciones aumentan el riesgo de tener esta enfermedad. El estado hiperglucémico hiperosmolar es otra complicación peligrosa de la diabetes sin tratar. Las señales y síntomas prominentes incluyen debilidad, calambres en las piernas, problemas visuales, fiebre de bajo grado, hinchazón abdominal y deshidratación. Este estado es más común en adultos mayores con diabetes de tipo 2. La condición se desarrolla con unos niveles de azúcar en la sangre muy altos. Estas dos condiciones son unas emergencias médicas potencialmente mortales.

Enfermedad de los ojos

Una diabetes sin tratar o pobremente tratada puede dañar tus ojos. Un derrame de los vasos sanguíneos y un crecimiento excesivo de nuevos vasos pueden dañar la percepción de la visión en una porción del ojo. Estos cambios, conocidos como retinopatía diabética, son visibles con un examen oftalmógico de la retina. La diabetes sin tratar también incrementa tu riesgo de tener cataratas y glaucoma. Cualquiera de estas enferemedades puede llevar a una pérdida parcial o total de la visión.

Daño en los nervios

Los nervios, particularmente aquellos en las manos y pies, también pueden dañarse severamente por la diabetes sin tratar. Un entumecimiento y hormigueo en los pies y parte inferior de las piernas, juntos con las manos y antebrazos, puede resultar en una condición conocida como "neuropatía de guantes y medias". Una sensación reducida en los pies significa que lesiones como ampollas y golpearse los tobillos pueden pasar desapercibidas. Unos vasos sanguíneos dañados retrasan la curación en personas con diabetes, y una lesión menor puede progresar rápidamente en una úlcera. Una infección sin tratar puede llevar a gangrena y puede ser necesaria la amputación para proteger el resto del cuerpo.

Daño del corazón y riñón

Una diabetes sin tratar o tratada pobremente incrementa tu riesgo de daños severos en tu corazón y riñones. Un bloqueo de las arterias coronarias es más severo y ocurre a una edad temprana en personas con diabetes. Según los CDC, las personas con diabetes son dos veces más propensas a experimentar ataques cardíacos y derrames que aquellas que no tienen diabetes. Una diabetes sin controlar también daña a los pequeños vasos sanguíneos de los riñones, los cuales pueden eventualmente llevar a fallas renales. Las personas con insuficiencia renal en etapa terminal requieren una diálisis regular o un trasplante de riñón para sobrevivir.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie draus, nd | Traducido por ana maría guevara