Subir escaleras con un pie roto

Con 26 huesos en el pie, una fractura en cualquiera de ellos puede requerir tratamiento médico e inmovilización del pie completo para permitir que el hueso sane. Dependiendo de la gravedad de la lesión, puede ser necesario que utilices una bota protectora o un yeso y necesites usar un bastón o muletas. Aunque al principio es muy difícil, puedes aprender a usar las muletas o bastón como ayuda para subir las escaleras.

Identificación

Un hueso roto en el pie es el resultado de una fractura por trauma una fractura por estrés, de acuerdo al sitio web Foot Health Facts del American College of Foot and Ankle Surgeons. Las fracturas traumáticas se producen por un golpe directo al pie, las fracturas por estrés se producen por una actividad repetitiva en un periodo de tiempo. Algunas condiciones como la osteoporosis pueden predisponer a los huesos a una fractura por estrés. Un hueso roto en el que puede causar dolor, inflamación, moretones y dificultad al apoyar el pie, haciendo muy difícil subir unas escaleras. Para obtener un diagnóstico adecuado se necesita de rayos X o un MRI realizado por un médico para determinar el tratamiento.

Tratamiento y escaleras

La inmovilización es el tratamiento principal para un hueso roto en el pie. Tu pie puede ser colocado en un yeso o en una férula o en un zapato rígido que te protege al caminar. En algunos casos puede ser necesaria una cirugía para colocar el grueso en su lugar con un tornillo o clavo, para que sane adecuadamente. Consulta tu médico para determinar si puedes apoyar el pie durante el proceso de sanación. Si puedes apoyar el pie, usa un bastón para ayudarte en las escaleras. sostente del barandal con una mano, sube un escalón con tu pie sano y luego apóyate en el bastón junto con tu pie enfermo.

Muletas

Un hueso roto en el pie que tiene que ser tratado por medio de un yeso requiere el uso de muletas para caminar, evitando apoyar el pie lastimado. Para subir escaleras usando muletas, coloca ambas muletas bajo un brazo y sostente del barandal con la otra mano. Apoyándote en el barandal y las muletas, salta con el pie sano seguido del pie lastimado, colocando el peso en las muletas en lugar del pie, de acuerdo al Lucile Packard Children’s Hospital at Stanford. Sube las escaleras lentamente evitando hacerlo donde hay multitudes. En los casos en los que no haya barandal, coloca una muleta de cada lado como lo harías normalmente.

Advertencias

Retira la alfombra de las escaleras o los descansos ya que puede ocasionar que resbales, recomienda la American Academy of Orthopaedic Surgeons. Asegúrate de que las escaleras y barandales estén secos para evitar caídas mientras subes las escaleras. Utiliza zapatos planos con suelas anti derrapantes. Evita usar escaleras eléctricas con muletas ya que es fácil que queden atrapadas en medio de los escalones o al lado de las escaleras en movimiento. Si es posible, usa el elevador.

Más galerías de fotos



Escrito por susan paretts | Traducido por mariana groning