Cómo suavizar un velo rígido

Muchas novias pueden imaginarse usando un velo suave, flotando como una nube alrededor de su rostro y hombros, para luego decepcionarse encontrando un velo nuevo rígido y áspero al tacto. Si tu velo luce arrugado o se siente duro de manipular, puedes emplear algunas técnicas para conseguir un aspecto y sensación más suave en pocos minutos. Los velos vienen en estilos, colores y acabados diferentes, pero para tener un accesorio suave desde el principio, selecciona una fina tela de tul o de encaje, que te ofrecerán una prenda aireada y de aspecto lujoso.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Percha
  • Pinzas de ropa
  • Vara de vaporización portátil
  • Aerosol suavizante de telas

Instrucciones

  1. Retira el velo de su empaque y cuélgalo en una percha, sujetándolo por el extremo con pinzas de ropa. No claves alfileres en la tela.

  2. Esponja el velo con tus manos y asegúrate de que cuelgue suelto y desenredado.

  3. Cuelga el velo en el baño, lejos de la ducha. No dejes que el velo se moje.

  4. Haz correr el agua caliente en la ducha. Deja la ducha abierta durante algunos minutos para vaporizar el velo.

  5. Deja que el velo se seque antes de sacarlo del baño.

  6. Pasa una vara de vaporización portátil a una distancia de cuatro a seis pulgadas (10 a 15 cm) sobre el velo. El vapor concentrado suavizará la tela y aflojará cualquier pliegue.

  7. Rocía ligeramente suavizante de telas sobre el velo. Esponja la tela con delicadeza para que el producto haga su trabajo. Deja que el velo se seque completamente al aire.

Consejos y advertencias

  • Lleva tu velo de bodas a un secador profesional para que le apliquen vapor y lo suavicen.
  • Ten cuidado al vaporizar el velo, para no causar quemaduras en tu piel.

Más galerías de fotos



Escrito por mimi bullock | Traducido por pau epel