Cómo suavizar rápidamente unas botas

Un par de botas nuevas y perfectas pueden darte la confianza que necesitas para salir a la calle o ir de excursión, pero un calado demasiado apretado hará que camines con incomodidad. Sin importar el estilo, unas botas de cuero genuino debe ser suavizadas, pero incluso los materiales sintéticos suelen ser un poco duros al principio. Naturalmente, suavizar unas botas toma tiempo, pero puedes acelerar el proceso combinando estos métodos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Alcohol
  • Botella con rociador
  • Calcetas gruesas
  • Toallas

Instrucciones

  1. Usa una botella con rociador para humedecer un poco el interior de las botas de cuero con una combinación de una parte de alcohol con otra de agua. Este truco ayuda a relajar las fibras del cuero.

  2. Usa tus botas dentro de casa tanto como puedas. No importa que te veas ridícula, cada minuto que pasas usando tus nuevas botas ayudar a acelerar el proceso de suavizarlas. Ata tus botas ajustándolas y no las uses flojas. Tan pronto como sientas que tus botas son cómodas como para usar en casa, comienza a usarlas en pequeños viajes, como ir a comprar o pasear al perro.

  3. Usa calcetas que sean al menos tan gruesas como las que sueles usar con tus botas. Mejor aún, ponte dos pares de medias gruesas. Para las botas de cuero en plena flor, humedece ligeramente un par de calcetas gruesas y úsalas mientras suavizas tus botas para acelerar el proceso. "Ligeramente" es la palabra clave, no empapes el interior de tus botas, pues podrías dañarlas y terminar con los pies doloridos.

  4. Cuando no uses las botas, mete dos toallas en su interior, de forma que estén apretadas. Así, el proceso de suavizado continuará incluso cuando no estés activo y también ayudará a mantener la forma de las botas.

Consejos y advertencias

  • Si no tienes el tiempo para suavizar tus botas, prueba con otras en la tienda. Como regla general, mientras más delgadas, más fáciles de suavizar. Algunas botas ligeras pueden incluso ser cómodas desde el primer uso.
  • Si realmente tienes poco tiempo, lleva tus botas a un zapatero; un profesional puede suavizar tus botas en menos de una hora.
  • Sigue cualquier instrucción o advertencia indicada por el fabricante de tus botas.
  • Si tus botas siguen apretando o te provocan dolor después de suavizarlas, quizás simplemente no sean adecuadas para ti. Prueba con otro par para no lesionar tus pies.

Más galerías de fotos



Escrito por dan ketchum | Traducido por eduardo moguel