Cómo suavizar la piel seca de los dedos del pie

La piel de los dedos del pie puede secarse si utilizas sandalias durante los meses de verano y los dedos están expuestos constantemente al clima. La piel de los pies siempre será más seca que la del resto del cuerpo, ya que esto promueve las callosidades que protegen a los pies de las lesiones si pisas objetos ásperos o afilados. Sin embargo, puedes suavizarla utilizando los humectantes adecuados que hidratarán tu piel. Si la piel seca de los dedos se debe a una infección u hongo, necesitas contactar a un médico de pies o podólogo para recibir el tratamiento adecuado.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cuenco
  • Sales de magnesio
  • Toallas
  • Piedra pómez
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Crema humectante
  • Medias

Instrucciones

  1. Llena un cuenco amplio y no profundo con agua tibia y añade dos cucharaditas de sales de magnesio.

  2. Siéntate cómodamente en una silla baja y coloca los pies dentro del cuenco con agua; apóyalo sobre una toalla grande debajo en caso de que tires o chorrees algo de agua.

  3. Sumerge los pies en el agua durante 15 a 20 minutos. Puedes remojar cada pie de modo individual o ambos al mismo tiempo, dependiendo del tamaño del cuenco. Si el agua se enfría luego de sumergir el primer pie, añade más agua tibia para el segundo.

  4. Sécate los pies y utiliza una piedra pómez para remover las células muertas de la piel de los dedos del pie. Esto tendría que ser sencillo, dado que las células muertas se han ablandado luego de sumergir los pies en el agua tibia.

  5. Enjuaga los pies con agua tibia y utiliza una mezcla de miel y azúcar para continuar exfoliando la piel de los dedos del pie y de todo el pie. Utiliza el dedo índice para frotar el espacio entre cada dedo de modo suave. La miel no sólo nutre la piel sino que tiene propiedades antibacterianas que ayudarán a tus dedos a permanencer libres de infecciones, de acuerdo al herbalista Rosemary Gladstar en su libro, "Family Herbal-A Guide to Living Life with Energy, Health and Vitality" (Familia Herbácea: Guía para vivir la vida con energía, salud y vitalidad).

  6. Enjuaga la miel y azúcar con agua tibia y sécate los pies con una toalla limpia.

  7. Aplica crema humectante sobre los dedos del pie. Si decides hacer tu propia crema, utiliza sólo ingredientes naturales, que incluyen cera de abejas, hierbas y aceites esenciales.

  8. Utiliza medias hasta que la crema humectante se haya absorbido por completo y continúa aplicando nuevamente la crema todas las noches hasta que la piel de los pies ya no se encuentre seca o áspera.

Consejos y advertencias

  • Evita exfoliar los dedos del pie más de una vez por semana. De lo contrario, puedes irritar la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por ana cassis | Traducido por florencia prieto