Cómo tener suave la piel de las piernas

Puede lograrse tener una piel suave y flexible en las piernas usando aceites naturales y tónicos que estimulen la salud de la piel y la hagan resplandeciente. Esto puede conseguirse en un plazo de tiempo relativamente corto. Los tratamientos caseros y las curaciones tópicas aplicadas consistentemente, harán que la piel de las piernas esté suave y radiante, lo cual aumentará tu confianza. Lograrás mejorar el aspecto de tus piernas limpiando, exfoliando e hidratando tu piel con ingredientes sencillos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Harina de avena
  • Germen de trigo
  • Leche
  • Aloe vera
  • Miel orgánica
  • Aceite de lavanda
  • Aceite de almendras

Instrucciones

  1. Limpia toda la piel de las piernas con una taza de harina de avena común y agua. Si tienes la piel seca, usa leche entera en vez de agua para crear una pasta. La leche entera tiene lípidos grasos que le balancean el pH de la piel y la humectan, mientras que la harina de avena tiene un contenido nutricional y propiedades de limpieza, según lo explica Laura Cummins en PioneerThinking.com. Enjuaga la pasta luego de limpiar tus piernas.

  2. Exfolia los pies y las áreas ásperas de las piernas con germen de trigo que puedes conseguir en tu supermercado local. Enjuaga el germen de trigo de la piel con agua tibia luego de frotar bien las áreas secas. Este tiene muchas proteínas naturales, vitaminas y otros ingredientes nutritivos. Su textura sutil y granular removerá la piel muerta y las asperezas y estimulará el reemplazo y la regeneración celular.

  3. Aplica una buena cantidad de miel orgánica en las áreas abultadas o ásperas de las piernas. Deja la miel sobre la piel de 10 a 15 minutos. Luego, quítala con agua tibia y seca la piel dando toquecitos con una toalla limpia. Se considera que la miel orgánica es humectante, lo cual significa que ayuda a que esta se mantenga hidratada y balanceada, según explican en HoneySkinCare.com.

  4. Ponte gel de aloe vera fresco sobre toda la piel de las piernas una o dos veces por semana, especialmente en las rodillas, tobillos y la parte trasera de los muslos. Deja que este gel se seque sobre la piel. El aloe vera es famoso por sus propiedades hidratantes, purificantes y suavizantes que ayudan a reparar la piel y hacerla radiante. Compra una planta de aloe vera si es posible, de manera tal que tengas gel fresco a mano para aplicar semanalmente.

  5. Mezcla de siete a 10 gotas de aceite esencial de lavanda grado A con un aceite base de almendras, avellanas o albaricoque. La lavanda, que es naturalmente antiséptica, antihongos y antibacterial, es muy hidratante cuando se la mezcla con un aceite base natural de pH balanceado, según explica Laura Cummins en PioneerThinking.com. Aplica esta reconfortante mezcla para obtener una piel bella y suave en tus piernas.

Más galerías de fotos



Escrito por colleen meheen | Traducido por azul benito