Sprint y testosterona

Los altos niveles de testosterona contribuyen indirectamente a tu capacidad de sprint. Y con el entrenamiento y la dieta correcta, puedes asegurarte que tus niveles estén en su punto máximo en todo momento. Ésto te permitirá no sólo volverte más fuerte, sino recuperarte más rápido. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier dieta o programa de ejercicio.

Efectos de la testosterona

La testosterona es una hormona esteroide secretada por los testículos en los hombres y las glándulas suprarrenales en las mujeres, pero los hombres producen aproximadamente 10 veces más que la cantidad de las mujeres. La testosterona es la hormona anabólica primaria o la hormona más responsable del crecimiento de tejido muscular. Incluso si no estás tratando de hacer crecer los músculos, los bajos niveles de testosterona puede hacer que sea difícil conservar el músculo que tienes, no sólo te da menos potencia cuando corres, también ralentiza el metabolismo.

Entrenamiento de sprint

El Sprint en sí no tiene efecto en la testosterona, a menos que sobre entrenes, en cuyo caso los niveles de testosterona se reducirán. El método en el que se entrena puede tener algo que ver con la testosterona, como el entrenamiento a altas intensidades, con intervalos cortos de descanso, no sólo puede dar a tus niveles de testosterona un breve impulso, también puedes hacerlo sin elevar los niveles de cortisol. El cortisol es una hormona responsable de entre otras cosas, la atrofia muscular y el almacenamiento de grasa, por lo que mantener los niveles bajos es exactamente lo que necesitas.

Mantener tus niveles de testosterona arriba

La dieta es el método principal para asegurar que tu sistema endocrino, que produce una parte de testosterona, funciona de manera óptima. Una dieta muy baja en grasa hará que tus niveles de colesterol y otros esteroles dietéticos disminuyan, son necesarios para tu cuerpo para absorberlos más tarde y convertirlos en hormonas esteroides como la testosterona. Los ácidos grasos omega-6 y omega-3 son particularmente críticos y éstos se pueden encontrar en los pescados grasos como el salmón, la linaza, las nueces y las semillas. Si tienes problemas para conseguir estos alimentos en tu dieta, el aceite de pescado y aceite de linaza pueden ser complementados en forma de líquido o cápsula.

Entrenamiento

El entrenamiento adicional puede aumentar tu fuerza, así como aumentar tus niveles de testosterona. El entrenamiento de la fuerza de resistencia con ejercicios como sentadillas (squats) construirán algunos de los mismos músculos que al correr. Este entrenamiento debe realizarse de una manera similar a la que corres: corto e intenso. Entrena con al menos 75 por ciento de tu máximo en una repetición y ten periodos de descanso cortos, no más de 90 segundos, para conseguir la máxima respuesta de tu sistema endocrino. Entre levantar y correr, la única cosa que hay que hacer es descansar y recuperarte.

Más galerías de fotos



Escrito por eric brown | Traducido por gabriela nungaray