¿Hacer sprint provoca pérdida muscular?

Correr es comúnmente visto como un ejercicio catabólico, esto es, uno que quema grasa y azúcar almacenada por combustible. Muchas personas corren, específicamente para perder peso, ya que quema más calorías por unidad que prácticamente, cualquier otro tipo de ejercicio. Sin embargo, los incrementos repentinos y marcados en velocidad o distancia, pueden dañar el tejido muscular. El sprint y otros deportes de alta intensidad pueden temporalmente provocar la pérdida del músculo. Con una adecuada nutrición y descanso, tus músculos se reconstruirán y se volverán más fuertes.

Energía en las células musculares

El sprint y correr largas distancias utilizan diferentes sistemas de energía en el cuerpo. Durante actividades de gran intensidad como el sprint, el cuerpo utiliza adenosina trifosfato o ATP, (coenzima que ayuda a producir energía en las células) y glicogeno. Los ácidos grasos y el oxígeno se consumen durante baja intensidad o actividades aeróbicas. Con el sprint, ATP se usa rápidamente y la actividad intensa puede continuar por una cantidad limitada de tiempo. La fatiga muscular se experimenta en menos de 10 segundos durante el ejercicio anaeróbico. Una vez que el ATP se ha agotado, el cuerpo opta por usar el sistema glucolítico menos eficiente para obtener energía.

Malestar muscular

Existen varias razones por las que los corredores experimentan fatiga y malestar durante y después del sprint. Mientras que no hay una verdadera pérdida de masa muscular durante la actividad intensa, los trastornos de fibra muscular ocurren en forma de micro fisuras. Además del daño estructural, una disminución en el flujo sanguíneo y en la circulación puede también detectarse con repetidas contracciones concéntricas y excéntricas. El estrés físico del sprint puede provocar un dolor acompañado de fisuras en los músculos comprometidos. El ácido láctico también se forma en las células del músculo como energía y se usa y puede provocar una función menor y dolor.

Riesgo de herida

Cualquier músculo que resulte estresado está sujeto a daño de tejido. El sprint en superficies duras resulta en un mayor nivel de impacto en el cuerpo. Esto provoca un aumento del riesgo de lesión y un mayor severo daño muscular. Las maneras para disminuir el malestar y evitar heridas relacionadas con el sprint, incluyen: calentamiento antes de ejercicio intenso, fortalecimiento de músculos de las piernas con estiramiento de resistencia antes de realizar el sprint, enfriar con movimientos suaves y estiramientos después del ejercicio y dejar que las piernas se enfríen después del sprint.

Reconstruyendo músculo

Necesitas descanso y una adecuada nutrición para recuperarte de ejercicios extenuantes. La reparación del músculo después de un ejercicio intenso requiere que consumas proteína y carbohidratos para reponer tus reservas de energía de las células musculares. Con la restauración celular de las enzimas que liberan energía, las fibras de músculo dañado pueden empezar a entretejerse y convertirse en más resistentes. Mientras tomes los pasos adecuados, cualquier daño muscular en que incurras durante el ejercicio de un desgarre puede rápidamente resolverse.

Más galerías de fotos



Escrito por lize brittin | Traducido por elizabeth garay ruiz