Sopas saludables para los chicos

No es un secreto que muchos niños no reciben la nutrición que necesitan. Casi el 20 por ciento de los chicos entre 2 y 19 años son obesos. Incluso los que no son considerados obesos pueden tener problemas de salud si no reciben las vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales. Para ayudar a asegurarte de que tus hijos estén recibiendo una comida saludable, tiéntalos con un bol de sopa rica en nutrientes que sepa lo suficientemente bien como para pasar como algo no tan saludable.

Sopa de pollo y fideos

Realmente no te puedes equivocar con la sopa de pollo y fideos. Esta sopa tradicional es apta para los niños y nutritiva. Para hacer 4 porciones, mezcla 1 taza de zanahoria picada, 1 de apio (celery) y 1 de cebolla, 2 tazas de carne de pollo cocida, 4 1/2 tazas de caldo de pollo bajo en sodio, 1 1/2 tazas de fideos al huevo secos y albahaca (basil), orégano, y pimienta negra (pepper) deshidratados. Una porción tiene menos de 250 calorías y solo 4 gramos de grasas. El pollo proporciona 26 gramos de proteínas, que los niños necesitan para fortalecer y reparar los músculos y otros tejidos. Los nutrientes proporcionados por las cebollas, las zanahorias y el apio (celery) incluyen potasio y vitamina A.

Sopa de tomate clásica

La sopa de tomates ha tenido un lugar en las mesas estadounidenses por mucho tiempo, y con su textura suave y sabor rico, los niños la amarán también. Esto también es saludable: los tomates no son considerados un superalimento por nadie. Además de fibra, potasio, ácido fólico y vitaminas K, E y B-6, los tomates cocidos en la sopa contienen el antioxidante licopeno. Según la American Cancer Society, las dietas ricas en alimentos que contienen licopeno pueden ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer, mientras que otros estudios muestran los posibles beneficios para combatir la cardiopatía y la degeneración macular. Para hacerla, agrega 4 tomates en cubos sin semillas y 1 cucharada de extracto de tomate a 1/2 cebolla pequeña picada y salteada en 2 cucharaditas de aceite de oliva. Cocina a fuego lento hasta que la mezcla espese y pásala a una licuadora para hacerla puré. Incorpora 1 1/2 tazas de leche desnatada y condimenta con sal y pimienta (pepper). Termina con crema ácida de bajas calorías para darle más cremosidad.

Sopa de pollo, patatas (potato) y zucchini

Con sólo unos pocos ingredientes, los chicos agradecerán la simplicidad de esta sopa saludable, y tú agradecerás sus beneficios. El pollo proporciona las proteínas, las patatas proporcionan la fibra dietaria y el zucchini contiene potasio. Cocina esta sopa en la olla de cocimiento lento colocando en capas 2 libras de patatas (potatoes) cortadas, 2 libras de pechugas de pollo sin cocinar y un zucchini picado con 2 cebollas medianas picadas. Agrega 5 tazas de caldo de pollo bajo en sodio y rocía con nuez moscada (nutmeg) antes de cocinar a fuego bajo por 8 a 10 horas.

Sopa crema de queso y brócoli

Haz que tus hijos coman brócoli sin quejas mezclándolo con queso y patatas para hacer sopa crema de brócoli y queso. Pica 1 cebolla grande, 2 tallos de apio (celery) y 1 zanahoria grande y saltéalos en 1 cucharada de aceite de oliva hasta que estén blandos. Agrega patata cortada y un par de dientes de ajo picados. Agrega 1 cucharada de harina y revuelve para mezclar. La harina ayuda a espesar la sopa. Agrega 2 latas de caldo de vegetales y 8 tazas de cabezas de brócoli, frescas o congeladas. Cocina hasta que las patatas (potatoes) y el brócoli estén blandos. Transfiere a una licuadora y haz puré hasta que esté suave. Coloca la mezcla en la olla original y agrega 1 taza de queso cheddar de bajas calorías. Revuelve hasta que el queso se funda y condimenta con sal. Cada taza de sopa crema tiene 205 calorías, 9 gramos de grasa y también es buena fuente de calcio y vitaminas A y C.

Sopas saludables con guarniciones

Disfrutar un bol de sopa sola está bien, pero algunas veces necesitas un poco más. Puedes combinar tu sopa con algunas guarniciones nutritivas, como emparedados hechos con pan integral y carne de pavo magra Los vegetales grillados son otra opción, o puedes probar cubrir la sopa con galletas integrales o crutones caseros. Sólo tienes que hornear pan integral del día anterior pintado con aceite de oliva y condimentado con sal y pimienta (pepper) por alrededor de 15 minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por perry miller | Traducido por maria eugenia gonzalez