Cómo hacer sopa de pollo con pechuga de pollo

Conocida por sus síntomas para aliviar el resfrío y por calmar casi cualquier tipo de ánimo, la sopa de pollo es una comida fácil de hacer. Puedes hacerla con una pechuga de pollo baja en grasas cocinándola primero en el caldo, cortándola luego y agregándola nuevamente en cubos. Al reemplazar los tradicionales fideos con verduras, no sólo consigues una explosión de color y nutrición en cada bocado, sino que también cortas la alta densidad de los carbohidratos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Olla grande
  • Caldo de pollo
  • Pechuga de pollo sin piel (con hueso)
  • Verduras
  • Tabla para cortar
  • Cuchillo
  • Hierbas y condimentos

Instrucciones

  1. Combina el caldo de pollo y la pechuga en una olla grande con fuego medio a alto. Una vez que el caldo hierva, baja el fuego a medio lento y deja que hierva lentamente por 20 minutos o hasta que el pollo se haya cocinado completamente. Prueba que esté hecho haciendo un corte en la parte más gruesa de la pechuga. Si el jugo es transparente, la pechuga está lista. Para tener una porción más saludable, utiliza caldo libre de grasas y con bajo contenido de sodio.

  2. Quita la pechuga del caldo, déjala a un lado para que se enfríe mientras preparas las verduras. Corta una selección de verduras frescas y agrégalos al caldo. Algunas opciones sabrosas son zanahorias, apio (celery), hongos (mushrooms), col (kale), puerros (leek) y frijoles verdes (green beans).

  3. Agrega condimentos al caldo. Si quieres el sabor de la sopa de pollo tradicional, agrega especias simples como cebolla en polvo, sal y pimienta a gusta. Si te gusta más una infusión aromática, espolvorea con albahaca (basil), romero (rosemary), tomillo (thyme), salvia (sage) o estragón en el caldo.

  4. Deja que las verduras y los condimentos hiervan a fuego lento en el caldo por 10 minutos mientras cortas la carne de pechuga del hueso. Corta los trozos del tamaño de bocados y agrégalos a la olla. Cuando la carne esté caliente, la sopa está lista para servir.

Consejos y advertencias

  • Para mantener liviano el caldo, quita toda la espuma liberada por la pechuga de pollo durante su cocción.
  • Realza el sabor de la sopa agregando una cucharada de jugo de limón o 1/4 taza de vino blanco al caldo.
  • Para evitar cualquier posibilidad de contaminación cruzada de bacterias, utiliza diferentes tablas de cortar para el pollo y las verduras.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanna didier | Traducido por aldana avale