¿La sopa es buena para ti cuando tienes fiebre?

Escrito por michelle kulas | Traducido por andrés marino ruiz
La sopa de fideos con pollo puede ser justo lo que recetó el doctor para tu fiebre.

La sopa es calmante y puede recordarte a la comida que tu abuela te daba cuando estabas enfermo cuando eras niño. Dependiendo del tipo de sopa, puede ser buena para ti cuando tienes fiebre u otra enfermedad. En algunos casos, ciertas sopas pueden empeorar tus síntomas.

Beneficios del caldo

Las sopas a base de caldo pueden ser especialmente buenas cuando se tiene fiebre, ya que pueden ayudar a mantenerte hidratado. Beber caldo caliente o comer sopa de pollo es una manera de conseguir los fluidos que necesitas, especialmente si también tienes diarrea o estás en riesgo de deshidratación. El caldo o sopa caliente puede mantener la garganta húmeda y aliviar el dolor si la fiebre es causada por una infección en la garganta o un resfriado común.

Sopa de pollo

Muchas abuelas juran por las propiedades curativas de la sopa de pollo, y MedlinePlus está de acuerdo con ellas. No sólo a reduce la inflamación de la garganta, sino también el vapor puede ayudar a aliviar la congestión nasal. La sopa de pollo hecha de huesos de pollo contiene minerales y vitaminas importantes, especialmente cuando se añaden verduras como zanahorias, ajo y cebolla. Aunque no se ha probado que la sopa de pollo cure el resfriado común o cualquier otra enfermedad, tomar la sustancia no te hará daño, y todavía se cosecharán los beneficios de la hidratación para compensar los efectos deshidratantes de la fiebre.

Virus estomacales

Si la fiebre es causada por un virus estomacal y estás experimentando vómitos y diarrea, mantente alejado de las sopas a base de leche, como la crema de brócoli, crema de champiñones o sopa de almejas. Los productos lácteos pueden exacerbar la diarrea, y estas sopas no son una excepción. En su lugar, adhiere a una dieta blanda de galletas saladas, bananas, arroz, tostadas, compota de manzana y líquidos claros hasta que haya pasado lo peor de la enfermedad. Come sopas a base de caldo, pero evita los productos lácteos durante unos días.

Consideraciones

Si tienes fiebre alta y falta de apetito, o si experimentas un dolor de garganta agudo, una erupción inexplicable o vómitos persistentes, junto con la fiebre, lo mejor es consultar a un médico. Las sopas que son picantes o a base de tomate pueden hacer que el dolor de garganta empeore, por lo que si la fiebre se acompaña de picazón en la garganta, evita estos irritantes potenciales.