¿Son los patrones del sueño de los adolescentes diferentes a los de los niños?

Cualquier padre de adolescentes está familiarizado con la dificultad que tienen para despertarse por las mañanas para ir al colegio y con la tendencia que tienen de dormir hasta tarde los fines de semana. Los patrones del sueño adolescente, sin embargo, tienen una base biológica que coincide con ese momento ocupado de sus vidas. La escuela, las actividades sociales, los deportes y los trabajos de medio tiempo, son todas cosas que le demandan tiempo a los adolescentes y que hacen que su habilidad para tener una buena noche de sueño sufra. Los niños, por otro lado tienen otros patrones del sueño.

Las hormonas y los patrones del sueño

Los patrones del sueño están gobernados por las hormonas, de acuerdo a la National Association of School Psychologists (La asociación nacional de la escuela de sicólogos). Son dos en particular, la melatonina y el cortisol, que interactúan en el ciclo del sueño-alerta de todos los seres humanos. La melatonina es una hormona que dispara el sueño. Los adolescentes tienden a segregar melatonina más tarde que los niños o los adultos en las horas vespertinas, y que por lo tanto sientan sueño más tarde que los demás. La secreción de melatonina decae cerca del amanecer cuando aumenta la de cortisol, que es la que señala la necesidad de despertarse.

Tiempo de sueño

Los patrones del sueño cambian a medida que un niño crece, de acuerdo a la National Association of School Psychologists. Los infantes generalmente duermen por largos períodos; los recién nacidos duermen casi todo el día y la noche, despertándose primariamente para comer. A medida que crecen lo típico es que duerman unas trece horas por día, que se dividen entre sueño de noche y una o dos siestas durante el día. Un niño de 4 años muy probablemente dormirá entre 10 y 12 horas diarias con una sola siesta. Los niños en edad escolar duermen 10 horas por la noche. Los adolescentes dormirán generalmente entre 8 1/2 a 9 horas por la noche, de acuerdo a KidsHealth, si no tienen influencias externas como la escuela.

Falta de sueño

Con la pubertad, el reloj interior de los adolescentes cambia. Tienen patrones de sueño diferentes a los de los adultos y de los niños más pequeños. El reloj biológico, también llamado ritmo circadiano, se adelanta. No se van a dormir hasta tarde por la noche y si pudieran dormir por el tiempo que sus cuerpos se lo piden, dormirían nueve o más horas por noche, de acuerdo a la National Sleep Foundation (Fundación nacional del sueño). Los horarios de comienzo de las clases, sin embargo, significan que se deben levantar más temprano de lo que sus cuerpos quisieran y esto resulta en una falta de sueño crónica. También tienden a dormir menos durante la semana de colegio y más durante los fines de semana.

Sueño REM

Los patrones del sueño comúnmente cambian en la vida de una persona. Además del tiempo que utiliza en dormir, el tipo o estado del sueño varía. REM, es el sueño durante el que ocurren los sueños. El National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto nacional de desórdenes neurológicos y derrames cerebrales) dice que el sueño REM parece ser importante para el desarrollo del cerebro porque estimula las áreas que están asociadas con el aprendizaje. Alrededor de la mitad del sueño de un bebé es REM. A medida que el niño crece, el sueño REM disminuye hasta que es de 90 minutos por noche en la mitad de la adolescencia.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por adriana de marco