¿Por qué son los lípidos importantes para una dieta?

Los lípidos son un tipo de macronutriente que te da energía. Los lípidos existen en casi todo tipo de comidas, especialmente en aguacates (avocados), carnes, pescado, productos lácteos, granos, nueces y semillas. Pese a la reputación negativa con la que los medios de comunicación retratan a los lípidos, los lípidos o grasas proveen muchas funciones vitales diferentes en tu cuerpo, tales como proveer estructuras para membranas celulares y transportar nutrientes a tu torrente sanguíneo.

Tipos


Cada tipo de lípido cumple una tarea diferente e interactúa con otros.

Cada tipo de lípido cumple diferentes funciones e interactúa con otros lípidos. Los triglicéridos proveen estructuras para tus tejidos adiposos y energía para tus células. El colesterol provee estructura para tus membranas celulares, para las hormonas de esteroides y para los ácidos bílicos. Las lipoproteínas transportan grasas y otros nutrientes de tu cuerpo a través del torrente sanguíneo. Los fosfolípidos son otro componente de tus membranas celulares y regulan la cantidad de liquido dentro de una célula.

Transporte de vitaminas


El tejido adiposo contiene una reserva de vitaminas liposolubles.

Tus tejidos adiposos contienen una reserva de vitaminas liposolubles -A, D, E, K- que tu cuerpo suelta a tu torrente sanguíneo cuando tu consumo de vitaminas es bajo. Estos tipos de vitaminas se disuelven en grasas y proveen muchas funciones vitales para mantener tu salud. El colesterol, un tipo de lípido, emulsiona las vitaminas liposolubles y las transporta a tus intestinos durante la absorción. Una vez en el torrente sanguíneo, el colesterol transporta las vitaminas a tus tejidos adiposos para convertirse en reservas, y la lleva a áreas en tu cuerpo donde se necesitan.

Control de colesterol


85% de tu consumo diario de grasas debe venir de grasas no saturadas que aumentan los niveles de LAD.

Las lipoproteínas de alta densidad, o LAD, son un tipo de lípido que lleva el colesterol lejos de tus arterias, mientras que las lipoproteínas de baja densidad, o LBD, llevan el colesterol a tus arterias. La nutrióloga Mary Grosvenor recomienda que el 85 por ciento de tu consumo diario de grasas provenga de grasas no saturadas que aumentan los niveles de LAD. Esto previene la acumulación del colesterol en tus vasos sanguíneos que puede causar enfermedades del corazón, alta presión arterial y cáncer.

Energía y aislamiento térmico


Tus músculos usan triglicéridos como fuente de energía.

Los lípidos en forma de triglicéridos se guardan en tus tejidos adiposos debajo de tu piel y alrededor de tus órganos. Esto forma una capa natural y protectora de aislamiento térmico que previene la pérdida excesiva de calor y minimiza el daño del trauma directo o el conmoción. Tus músculos usan triglicéridos para energía, reduciéndolos a sus componentes de carbón e hidrógeno durante y después del ejercicio. Ya que cada gramo de grasa tiene 9 calorías, es una excelente fuente de energía. De acuerdo a la nutrióloga deportiva Ellen Coleman, para usar triglicéridos como energía, debes tener suficiente glucosa para ayudar a iniciar el proceso de quema de grasas. De otro modo, tu cuerpo convierte la proteína de tus músculos de músculos a glucosa, lo que hace que tu metabolismo se haga más lento.

Fuentes


Los aceites vegetales, aguacates y peces de agua dulce son buenas fuentes de grasas no saturadas.

Algunas fuentes excelentes de grasas saludables y no saturadas incluyen aceites vegetales, nueces, semillas, legumbres, aguacates y peces de agua dulce. La American Heart Association (Asociación del Corazón en EE.UU.) recomienda que comas más de estas comidas para ayudarte a prevenir enfermedades cardiovasculares, inflamación y para reducir tus riesgos de padecer cáncer. Minimiza las comidas que contengan altos niveles de grasas saturadas y colesterol, tales como cortes grasosos y carnes de órganos.

Más galerías de fotos



Escrito por nick ng | Traducido por karly silva