¿Qué son los husos musculares?

Cuando un músculo se mueve, es importante que el cerebro mantenga un registro de ese movimiento. También es importante registrar el estado de un músculo en todo momento para determinar la posición y la ubicación de la articulación que está operando. Los husos musculares le proporcionan esta información al sistema nervioso central.

Forma y función

Los husos musculares son órganos sensoriales especializados. Cada huso muscular es un mecanismo de retroalimentación que detecta la longitud del músculo y todos sus cambios de longitud incrementando el número de señales eléctricas que genera a medida que las terminaciones nerviosas sensoriales son estimuladas. Cada huso consiste de una pequeña cápsula de colágeno, ahusada en ambos extremos. Están en paralelo respecto de las fibras musculares principales dentro del tejido muscular esquelético que proporciona el verdadero movimiento al músculo. Son fibras extrafusales y son estimuladas por las neuronas motoras alfa.

Proteínas contráctiles

En cada extremo de cada una de estas fibras hay proteínas contráctiles que son controladas por terminaciones nerviosas llamadas neuronas motoras gamma. Estas neuronas son las responsables de mantener la sensibilidad y la tensión del huso muscular, sin importar su longitud. Cuando las fibras musculares extrafusales reciben un impulso para moverse, proveniente del sistema nervioso central, el mismo impulso es enviado hacia el huso muscular a través de las neuronas motoras gamma. Este impulso causa que las proteínas contráctiles dentro del huso muscular reajusten la longitud de las fibras intrafusales. De este modo se ajusta o afloja la tensión en el centro de cada fibra.

Terminaciones nerviosas anuloespirales

El área central de cada fibra intrafusal no tiene proteínas contráctiles. En cambio, hay terminaciones nerviosas sensoriales llamadas terminaciones anuloespirales. Reciben este nombre porque cada terminación nerviosa se mueve en espiral alrededor del centro de la fibra intrafusal. A medida que aumenta o disminuye la tensión intrafusal, las terminaciones nerviosas detectan y transmiten estos cambios al sistema nervioso central.

Terminación nerviosa primaria

La terminación nerviosa anuloespiral primaria es el disparo más grande y más rápido del cuerpo. Esta terminación nerviosa detecta movimiento. Cuando el músculo se estira, la terminación nerviosa dispara una sucesión rápida. Cuando el músculo deja de moverse, la terminación nerviosa se reajusta al cambio y deja de disparar.

Terminación nerviosa secundaria

La terminación nerviosa anuloespiral secundaria está unida a la fibra intrafusal y detecta la posición. Esta terminación nerviosa también dispara cuando se mueve el músculo. Sin embargo, cuando el músculo deja de moverse, el nervio continúa disparando a una velocidad específica, proporcionando una retroalimentación constante.

Comunicación con el sistema nervioso central

Toda la información del huso muscular es transmitida al sistema nervioso central para ayudar a determinar el ángulo y la posición de una articulación, la velocidad del movimiento y la cantidad de tensión sobre un músculo para brindar una visión constante de la posición relativa de una parte del cuerpo en todo momento.

Más galerías de fotos



Escrito por frank whittemore | Traducido por mariano salgueiro