¿Son los frijoles refritos buenos para la artritis?

Los frijoles refritos enlatados tienen aditivos que los hacen menos sanos que los frijoles regulares.

Para las personas con artritis, el sodio puede agravar el dolor de las articulaciones debido a que los altos niveles de sal causan que tu cuerpo retenga agua, lo que puede dar lugar a edema y a peso retenido de "agua".

Los frijoles, o leguminosas, son una fuente saludable de proteínas y fibra y fácilmente pueden ser parte de una dieta bien equilibrada, especialmente para los vegetarianos y los veganos. En algunos casos, sin embargo, el método de preparación puede afectar drásticamente a su valor nutricional. Los frijoles refritos, que son muy populares en la cocina mexicana, se preparan cocinando frijoles pinto (pinto beans) primero y después golpeándolos hasta formar una pasta. La mayoría de las personas los compran en lata o los comen en los restaurantes sin saber que están llenos de aditivos que los hacen menos sanos que los frijoles regulares. Nota del editor: este artículo fue revisado médicamente por George Krucik, MD.

Alto contenido de sodio

Una lata de frijoles refritos típica contiene más de 1.800 mg de sodio o sal. Las Dietary Guidelines for Americans (2010) especifican que la ingesta de sodio no debe exceder los 2.300 mg por día. Para los afroamericanos, las personas mayores de 50 y las personas con presión arterial alta, diabetes o enfermedad renal, la recomendación es de menos de 1.500 mg por día.

Aunque es poco probable que vayas a consumir toda una lata de frijoles refritos en una comida, el tamaño de las porciones es difícil de controlar, especialmente en entornos de restaurante, y lo más probable es que comas más de lo que piensas. Para las personas con artritis, el sodio puede agravar el dolor de las articulaciones debido a que los altos niveles de sal causan que tu cuerpo retenga agua, lo que puede dar lugar a edema y a peso retenido de "agua".

Altos en grasa

En general, los frijoles refritos son hechos con manteca de cerdo o grasa de tocino. Una receta clásica de frijol refrito requiere una taza de frijoles pintos y ½ taza de manteca de cerdo, que es esencialmente grasa saturada pura. Las Dietary Guidelines for Americans especifican que el consumo de grasas saturadas debe limitarse a menos del 10% del total de las calorías consumidas por día. Aunque hay disponible una gran variedad de frijoles refritos en lata sin grasa o bajos en grasa, es probable que los restaurantes preparen unos propios y que sean altos en grasa saturada.

La Arthritis Foundation enfatiza el papel de la grasa en el desarrollo y el agravamiento de la artritis ya que causa aumento de peso, lo que pone una presión excesiva sobre las articulaciones. A diferencia de los hidratos de carbono y de las proteínas que contienen cuatro calorías por gramo de grasa, la grasa contiene nueve calorías por gramo, por lo que comer más grasa significa comer más calorías. El sobrepeso es un factor de riesgo enorme para el desarrollo de la artritis y limitar la ingesta de calorías es clave para mantener un peso corporal saludable.

Revisa las etiquetas de nutrición cuando compras frijoles refritos. Hay variedades bajas en sodio y sin grasa disponibles, que son mucho más saludables que los frijoles refritos tradicionales. Como siempre, mantén un ojo en el tamaño de las porciones, especialmente en los restaurantes, porque los ingredientes y las calorías ocultos pueden tener un gran impacto en tu salud.

Fatima Khan es MS Candidate en Clinical Nutrition & Dietetics en la NYU.

Foto: Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por fatimah khan
Traducido por sofía bottinelli