¿Qué son los fosfolípidos en una dieta?

Los lípidos representan aproximadamente el 40% de la materia orgánica del cuerpo, lo que es aproximadamente el 15% del peso corporal. Encajan en cuatro subclases: ácidos grasos, triacilgliceroles, fosfolípidos y esteroides. Sus membranas celulares consisten principalmente en fosfolípidos. Estos fosfolípidos contienen tanto un grupo fosfato como uno compuesto que contiene nitrógeno como por ejemplo la colina. Cuando está presente en los alimentos, los fosfolípidos permiten que la grasa y el agua se mezclen, lo que permite a las grasas se conviertan en parte de la sangre y se muevan dentro y fuera de las células y los vasos.

La estructura de los fosfolípidos

Los fosfolípidos tienen una estructura general similar a la de los triacilgliceroles aunque los fosfolípidos tienen una molécula de fósforo ubicada donde los los triacilgliceroles producen una molécula de ácido graso. Esta ligera diferencia en la estructura le da a los fosfolípidos una molécula que repele el agua y una molécula que atrae el agua. En el agua se organizan en grupos y llevan moléculas que contienen grasa, como las vitaminas, las hormonas y las lipoproteínas a todo el cuerpo. La fosfatidilcolina y fosfatidilserina son los fosfolípidos importantes que tu cuerpo requiere para el correcto funcionamiento celular.

La función de los fosfolípidos

Los fosfolípidos actúan como barreras para las células y tienen un papel en otras funciones especializadas también. El dipalmitoilfosfatidilcolina es el fosfolípido responsable de ayudar a que los pulmones se expandan durante la respiración. La cefalina es un fosfolípido que está en la materia blanca del cerebro, en el tejido neuronal, en los nervios y en la médula espinal. La esfingomielina es una fuente de ceramida es una de las sustancias que el cuerpo necesita para eliminar las células defectuosas. La lecitina es uno de los componentes de la bilis, una sustancia que el hígado produce para ayudar a la digestión.

Los fosfolípidos en la dieta

Tu cuerpo tiene la capacidad de producir algunos fosfolípidos de forma natural. Aunque también puede obtenerlos de fuentes alimenticias. De acuerdo con un estudio publicado en el número de mayo / junio 2009 Wellness Foods Europe el consumo de fosfolípidos puede influir en las funciones asociadas a las proteínas de las membranas y corregirlas hasta un cierto punto, si es necesario. La fosfatidilcolina puede ayudar a tratar la enfermedad hepática y sirve como un precursor de la colina, un compuesto en la síntesis de la acetilcolina, que puede mejorar la memoria y la función muscular. El estudio recomienda tomar 6 g diarios de lecitina de soja desaceitada para alcanzar los niveles de colesterol óptimos del cuerpo. Consulta con tu médico antes de agregar suplementos a la dieta.

Las fuentes de fosfolípidos

Las yemas de huevo, el hígado, el germen de trigo y los cacahuetes contienen la lecitina de fosfolípidos. Tu cuerpo sólo puede sintetizar lecitina si tienes suficiente colina en la dieta. También se puede encontrar en la soja, la leche y la carnes ligeramente cocidas. La mayoría de los aceites y alimentos que contienen grasa contienen fosfolípidos también.

Más galerías de fotos



Escrito por allison adams | Traducido por jose fortunato