¿Son las escuelas Montessori buenas para niños con problemas sensoriales?

Los problemas sensoriales pueden hacer que la vida parezca casi insoportable, especialmente para los niños pequeños que todavía no han aprendido estrategias de afrontamiento. En función de los sentidos que se ven afectados, algunos niños tienen problemas para sentarse en un escritorio en un salón de clases tradicional durante largos períodos de tiempo. Las escuelas Montessori proporcionan libertad y flexibilidad que pueden ayudar a los niños con problemas sensoriales a sentirse más cómodos. Sin embargo, algunos niños con estos problemas no pueden tolerar un ambiente abierto y relativamente incontrolado.

Acerca de los problemas sensoriales

Trastorno del procesamiento sensorial, también conocido como trastorno de integración sensorial, es el nombre médico para los problemas sensoriales. Es común entre los niños en el espectro del autismo, incluyendo las personas con síndrome de Asperger, pero también se produce junto con el trastorno de déficit de atención, trastorno obsesivo-compulsivo y muchos otros diagnósticos. El trastorno del procesamiento sensorial también puede aparecer solo. En "Sensory Processing Issues Explained" Beth Arky del Child Mind Institute explica que algunos niños con problemas sensoriales buscan más estimulación, mientras que otros tratan de evitar la estimulación. También señala que, además de los cinco sentidos principales, los niños con estos problemas también enfrentan retos con la conciencia del cuerpo y el movimiento, sobre todo el equilibrio.

Filosofía Montessori

Nacida en Italia en 1870, María Montessori fue la primera mujer médico en Italia. A través de su trabajo con los niños con discapacidad mental que vivían en manicomios, acumuló una gran cantidad de experiencia clínica que formó sus ideas básicas sobre la forma en que los niños aprenden. En 1907, abrió la primera escuela fundada en la idea de que la tarea más importante de un niño es la de crear el adulto que llegará a ser. La filosofía Montessori ofrece libertad dentro de límites, a estudiantes de todas las edades. Los niños se reúnen en tres grupos de edad basados en el trabajo que cada grupo de edad tiende naturalmente a realizar. El método Montessori es práctico, ya que la filosofía afirma que el juego de los niños, es el trabajo que deben necesariamente realizar con el fin de desarrollarse. Los maestros proporcionan un entorno estimulante y luego responden a iniciativa de sus estudiantes.

Ventajas de Montessori

El North American Montessori Center`s Teacher Training website señala las ventajas que ofrece el sistema Montessori a niños con problemas sensoriales. Estos niños se desempeñan mejor en ambientes predecibles que proporcionan una sensación de orden. En un aula Montessori, la organización es la clave. Los materiales se mantienen siempre en los mismos lugares y organizados de la misma manera. El horario diario, aunque en gran parte no estructurado, tiene un marco subyacente. El tiempo de trabajo individual, el tiempo de grupo y el tiempo afuera jugando, siempre se producen en el mismo momento del día y en el mismo orden. Además, el sistema Montessori integra ejercicios de entrenamiento sensorial como parte del plan de estudios para cada aula. Los ejercicios se centran en un sentido a la vez y el niño es libre de avanzar de uno a otro a su propio ritmo. Estos ejercicios dan a los niños con problemas sensoriales, la oportunidad de perfeccionar sus conocimientos de las sensaciones individuales.

Desventajas de Montessori

El método Montessori no es adecuado para todos los niños. Dependiendo de qué tan graves sean los problemas de tu hijo, podría sentirse incómodo con el nivel de autodirección que un aula Montessori requiere. Podría llegar a sentirse estimulado por las diferentes actividades que se realizan en torno a él, o congelarse en lugar de tomar una decisión sobre qué hacer a continuación. Los niños con diagnósticos concurrentes como el autismo o TDAH (trastorno de déficit de atención con hiperactividad) son más propensos a sentirse abrumados en el entorno Montessori.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa fritscher | Traducido por lourdes villaseñor