Son los chales afganos peligrosos para los bebés

Puede ser difícil resistirse a la tentación de poner esas mantas adorables en la cuna de tu bebé. Con tantas mantas suaves y lindas en el mercado, puede ser difícil renunciar a una manta en la cuna de tu bebé recién nacido. La Academia Americana de Pediatría dice a los padres que no utilicen ningún tipo de manta en la cuna de un bebé, incluyendo afganos, por razones de seguridad.

Instrucciones

La Academia Americana de Pediatría afirma que los padres no deben poner algo suave en la cuna del bebé. Esto incluye cualquier tipo de manta, almohada, protectores de cuna y animales de peluche. Estos artículos pueden cubrir la cara de un bebé y restringir la respiración. A veces, los niños se quedan contra un objeto suave y los bebés no pueden darse la vuelta hasta cerca de los 4 meses de edad. La AAP recomienda no utilizar mantas como una forma de ayudar a reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante o SMSL. Los afganos, que son de punto, se encuentran entre los productos no recomendados para la cuna de tu bebé.

Edad del bebé

Laura Reno, la vicepresidente de asuntos públicos de Alianza de la primera vela / SIDS, dice que nunca es seguro poner una manta en la cuna con tu hijo, incluso después del primer año cuando el riesgo de muerte súbita disminuye. En cambio, Reno informa que esperes para usar una manta hasta que tu bebé se mude a una cama de niño. Sin embargo, un afgano es una opción perfectamente segura para poner en el suelo cuando juegues con tu bebé. Coloca al bebé boca abajo sobre una manta y hazle sentir la tela nudosa con los dedos o déjalo descansar sobre su espalda y muéstrale sus juguetes o libros.

Abrigo para tu bebé

Muchos pediatras recomiendan fajar al bebé cuando es pequeño, porque la sensación emula los espacios reducidos en el útero. A menudo puede consolar y calmar a un bebé que está teniendo problemas para dormir. La Red de salud infantil de la mujer y el niño sugiere utilizar mantas finas, de algodón o muselinas para envolverlos. Los tejidos más pesados​​, como el hilo utilizado para hacer afganos, pueden limitar el movimiento y evitar la expansión del tórax, lo que no es seguro para un bebé dormido. Una vez que un bebé puede aflojar su envoltura, es más seguro dejar de envolverlo y elegir una manta como alternativa.

Alternativas

No tienes que guardar esos hermosos afganos hechos a mano hasta que el bebé sea más grande, pero no deben ser usados para dormir. Utilízalos para cubrir a tu bebé cuando está en los brazos o cuando se está consolando durante un ataque de llanto, pero déjala a un lado cuando esté durmiendo en la cuna. En su lugar, pon a tu bebé en una manta usable, que tenga brazos como un pijama, pero que mantienen a tu bebé cálido con un montón de espacio para mover las piernas. Además, la AAP recomienda utilizar un colchón con una sábana de cuna bien colocada y firme, y siempre poner a tu bebé sobre su espalda para dormir, nunca boca abajo o de lado.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por azul benito