¿Son buenas las manzanas para la hipertensión y el colesterol alto?

Si estás tratando de bajar tu presión arterial y mejorar tus niveles de colesterol, comer manzanas puede ayudar. Aportan fibra insoluble para reducir el colesterol, fibra soluble que impulsa la digestión, azúcares saludables y fitonutrientes que trabajan en conjunto para beneficiar a tu corazón. Bajas en calorías, las manzanas también pueden ayudar a mantener tu peso bajo, lo que reduce el riesgo de problemas cardiovasculares.

Fibra soluble e insoluble

Mantener un peso saludable es importante para mantener la presión arterial en un nivel seguro. Comer manzanas puede ayudar a perder peso o mantener tu peso actual. Cada manzana mediana, sin grasa y con sólo 95 calorías, te da 4 gramos de fibra, que proporciona volumen y mantiene la sensación de saciedad por más tiempo. Las manzanas contienen fibra soluble e insoluble, que acelera la digestión, además de los beneficios de reducir el colesterol que tiene la fibra soluble.

Ácido úrico

Una concentración más alta de ácido úrico en la sangre tiene efectos antioxidantes que ayudan al cuerpo a combatir los radicales libres. Más ácido úrico en plasma puede, por lo tanto, reducir el riesgo de algunas enfermedades crónicas cardiovasculares, incluyendo la presión arterial alta y el colesterol. Las manzanas no contienen ácido úrico, pero el azúcar natural de la manzana puede aumentar el ácido úrico en la sangre, de acuerdo con Silvina Lotito del Linus Pauling Institute. Cuando comes una manzana, tu hígado metaboliza rápidamente su fructosa, estimulando la producción de ácido úrico y aumentando la actividad antioxidante en el cuerpo.

Salud del corazón

El consumo de manzanas tiene una clara asociación con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, según los autores de un artículo publicado en el "American Journal of Clinical Nutrition" en 2003. El artículo ofrece los resultados del Estudio de Salud de la Mujer, que encuestó a casi 40.000 mujeres y examinó la asociación entre flavonoides y pigmentos de origen vegetal con propiedades antioxidantes, y la enfermedad cardiovascular. Los investigadores encontraron que la ingesta de manzana se asoció con una reducción en el riesgo tanto de enfermedad cardiovascular como de eventos cardiovasculares. De hecho, las mujeres que comían manzanas regularmente tenían una reducción del 13 al 22 por ciento en el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Las manzanas enteras son mejores

Cuando comas una manzana, no la peles. Aparte de tener dos tipos de fibra, la combinación de la pectina de la manzana trabaja con los compuestos fenólicos en la piel para reducir el colesterol y los triglicéridos en plasma. También ayuda al cuerpo a absorber el colesterol con mayor eficacia. Mejor absorción deja menos colesterol que puedas acumularse en las arterias. Esta es la razón por la que comer la fruta entera puede ser más beneficioso que consumir productos de frutas procesadas o tomar suplementos de extracto de frutas.

Más galerías de fotos



Escrito por maia appleby | Traducido por eva ortiz