¿Para qué son beneficiosos los faciales y masajes corporales?

En el pasado, los faciales y los masajes parecían ser accesibles solamente para una elite o para los adinerados. Mucha gente asumía que solo aquellos que tenían dinero de más podían permitirse disfrutar de los beneficios terapéuticos de estos populares tratamientos de spa. Sin embargo, con el advenimiento del manejo del estrés y la salud convirtiéndose en una problema de salud pública, más personas están optando por incluir faciales y masajes como parte de su régimen de belleza y sus esfuerzos para reducir el estrés y el cuidado en general de la salud. Ambos servicios pueden conllevar una variedad de estupendos beneficios tanto para mejorar la salud como el bienestar.

Estrés

El estrés de la vida diaria puede manifestarse en el cuerpo humano. El estrés puede provenir de una variedad de actividades, como un trabajo muy demandante, el lidiar con el matrimonio y los hijos o las obligaciones escolares y comunitarias. Estos tipos de eventos de la vida pueden causar que el cuerpo tenga que luchar contra el estrés, provocando que se trabaje y viva en un ambiente de tensión. Tarde o temprano, uno comienza a enfrentarse a músculos tensos, irritabilidad y fatiga, lo que puede llevar a un bajo desempeño y falta de concentración. Muchos de estos factores estresantes se reflejan en las expresiones faciales y movimientos corporales. Los faciales y masajes corporales pueden literalmente "derretir" el estrés físico y mental causado por el trabajo, la familia, lesiones o enfermedades. Primero, el tener un tiempo libre de todo el ajetreo diario permite a la mente y al cuerpo distenderse. El contar con la ayuda de un esteticista profesional o un terapista de masajes para consentir tu mente y cuerpo hasta que alcancen su estado óptimo será muy beneficioso. El masaje es conocido por disminuir el nivel de cortisol, la hormona del estrés y por incrementar la dopamina y la serotonina, los neurotransmisores conocidos por combatir la depresión.

Dolor

Condiciones médicas, secuelas de cirugías y lesiones y el agotamiento de energía por estarse recuperando de una enfermedad pueden causar una considerable cantidad de dolor en el cuerpo. Los músculos pueden tensarse y acalambrarse debido a la deshidratación, inmovilidad o desgaste por la terapia subsecuente. Los faciales y masajes corporales ayudan a aflojar los músculos y articulaciones para aliviar la tensión (que también contribuye al dolor) o al menos ayudan como parte del plan de manejo del dolor hasta que la sanación completa ocurra.

Acumulación de toxinas y constructor de inmunidad

El masajear el rostro y el cuerpo libera toxinas del cuerpo que de otra manera entrarían al flujo sanguíneo y/o afectarían la salud y apariencia del cabello, piel y uñas. El movimiento repetitivo de las manos durante el masaje permite que las toxinas sean "empujadas" al sistema linfático, encargado de eliminar las toxinas del cuerpo. Además, ayuda a que el cuerpo produzca glóbulos blancos, que son necesarios para luchar contra enfermedades e infecciones. La piel, que es el órgano más grande del cuerpo, expele toxinas a través de los poros. Junto con los faciales que abren los poros, los masajes pueden ayudar para mantener una piel sin imperfecciones.

Insomnio

Incluso si uno no está experimentando un problema de estrés, lesión o enfermedad, la falta de sueño afecta a muchas personas y puede conducir a un número de problemas de salud. Los faciales y masajes que se realizan de manera regular pueden ayudar para propiciar el sueño reparador (muchas veces, incluso mientras se está recibiendo el masaje).

Más galerías de fotos



Escrito por maria pitts roberts | Traducido por reyes valdes