Soluciones para la obesidad infantil

Los adolescentes obesos tienen un mayor riesgo de enfermedades relacionadas con la obesidad como enfermedades cardiovasculares, diabetes y apnea del sueño. Los adolescentes obesos y los niños también corren el riesgo de continuar la obesidad en la edad adulta, lo que aumenta aún más la posibilidad de problemas de salud. Los adolescentes obesos también sufren el estigma social, que provoca una baja autoestima y les impide vivir de acuerdo a su potencial. Una dieta adecuada, ejercicio y apoyo ayudarán a reducir estos riesgos y complicaciones.

Dieta


Los adolescentes obesos pueden empezar a comer sano para combatir los problemas de peso.

Los adolescentes obesos pueden empezar a comer sano para combatir los problemas de peso. Evitar los alimentos grasos como los que están disponibles en los restaurantes de comida rápida puede ayudar a prevenir un mayor aumento de peso. Los alimentos saludables, como frutas, verduras, proteínas magras y carbohidratos ricos en fibra, ayudan en la pérdida de peso. El control de las porciones es también crucial para la pérdida de peso y control de peso saludable. Según KidsHealth.org, se debe evitar la política de dejar limpio el plato y permitir que los adolescentes y los niños dejen de comer cuando estén llenos para ayudar a mantener el control de porciones.

Ejercicio


Los adolescentes pueden inscribirse en deportes de equipo en sus escuelas.

El ejercicio puede ayudar a los adolescentes a combatir la obesidad, incluso si están genéticamente predispuestos a tener sobrepeso. De acuerdo con "U.S. News" Los adolescentes que llevan el gen ligado a la obesidad que dedican una hora diaria a la actividad física casi pueden anular los efectos del gen. Una hora al día de ejercicio no tiene por qué ser una hora de permanencia en el gimnasio. Los adolescentes pueden inscribirse en deportes de equipo en sus escuelas o montar en bicicleta por la ciudad para llegar a la hora de actividad física. Si la escuela también está lo suficientemente cerca, caminar hacia ella ayuda a hacer una hora diaria de actividad física.

Hábitos


Los adolescentes son más propensos a ser obesos si sus padres son obesos.

Los adolescentes son más propensos a ser obesos si sus padres son obesos. Un gen que causa una predisposición a la obesidad puede tener en parte la culpa. Sin embargo, los adolescentes también pueden participar en los mismos malos hábitos alimenticios de sus padres. Los padres pueden ayudar a forjar buenos hábitos manteniendo alimentos sanos en la casa, preparando comidas saludables y limitando el tiempo que pasan delante de la computadora o la televisión. Las actividades familiares, como el senderismo o montar en bicicleta ofrecen maneras para que las familias pasen tiempo juntos, mientras se mantienen activos.

Apoyo


Los padres pueden tener un momento difícil tratando de apoyar emocionalmente a los adolescentes con sobrepeso u obesidad.

Los padres pueden tener un momento difícil tratando de apoyar emocionalmente a los adolescentes con sobrepeso u obesidad. Hay una línea muy fina entre ser demasiado agresivos y no ser lo suficientemente agresivo a la hora de abordar este tema tan delicado. Los padres pueden dar apoyo al no premiar la buena conducta ofreciendo golosinas o dulces y al no eliminar por completo todos los bocadillos favoritos de sus hijos adolescentes. Los padres deben estar abiertos a escuchar los pensamientos y sentimientos de sus hijos adolescentes. Los comentarios negativos o despectivos sobre su peso, ya sea de otros adolescentes o de él mismo, deben ser evitados.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin leigh | Traducido por sofia semo