Soluciones para el codo de tenista

El codo de tenista es una condición dolorosa que implica pequeños desgarres en los tendones del codo. Aunque los movimientos requeridos por el tenis son un desencadenante común para esta condición, también puede afectar a los trabajadores automotrices, carpinteros, carniceros y cualquier persona cuya profesión o afición requiera extender el antebrazo repetidamente. De acuerdo con la American Academy of Orthopaedic Surgeons, entre el 80 y el 95 por ciento de los pacientes se recuperan de codo de tenista sin cirugía. El fortalecimiento y ejercicios de estiramiento pueden ayudar a prevenir a que el codo de tenista se vuelva a presentar, pero sólo se deben realizar cuando se está libre de dolor. Obtén la aprobación de tu médico antes de comenzar.

Características

El codo de tenista (médicamente conocido como la epicondilitis lateral) es una lesión por movimientos repetitivos causados ​​por la contracción repetida o prolongada de los músculos del antebrazo, que causa pequeños desgarros en los tendones del codo. El tendón del antebrazo más comúnmente involucrado en el codo de tenista es el extensor radial corto del carpo, que estabiliza la muñeca cuando el codo se mantiene recto. Los síntomas incluyen dolor o ardor, por lo general ocurre en la parte externa del codo y a veces se extiende hacia el antebrazo y la muñeca. También puedes sentir debilidad de fuerza en el agarre; las acciones cotidianas, como sostener una taza de café, pueden ser dolorosas. El dolor puede ser leve al principio, llegando a ser más severo durante semanas y meses. Consulta a tu médico si los síntomas del codo de tenista no responden a los cuidados personales. El codo de tenista se diagnostica mediante un examen físico; tu médico también puede usar los rayos X, MRI o EMG.

Tratamiento

El codo de tenista puede ser tratado mediante la técnica R.I.C.E. Descansa durante al menos un par de semanas de la actividad que causó la lesión, aplica hielo durante 20 minutos cada pocas horas; envuelve el codo con una venda elástica de compresión; y eleva el codo por encima del nivel del corazón siempre que sea posible. Puedes reducir el dolor y la inflamación tomando medicamentos antiinflamatorios de venta libre, siempre y cuando no tengas las condiciones que impidan su uso. En casos severos, el médico puede recomendar inyecciones de esteroides.

Ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento apropiados, que mejoran la flexibilidad, resistencia y fuerza del codo, pueden prevenir el codo de tenista de desarrollarse o empeorar. Antes de realizar el siguiente ejercicio, asegúrate de que no tengas ningún tipo de dolor, inflamación o rigidez. Coloca la mano del brazo afectado sobre una mesa con la palma hacia arriba. Toca tu dedo meñique brevemente con el pulgar, seguido de tus dedos anular, mayor e índice; repite la secuencia 20 veces. Termina colocando tu antebrazo sobre el muslo, haciendo una forma de puño sin mucha fuerza y girando la muñeca en un círculo completo 20 veces. Repite en la dirección opuesta.

Prevención

Calentar adecuadamente antes de jugar, y enfriar después, puede ayudar a prevenir la reaparición de codo de tenista. También puede ser necesario que hagas tu golpe de tenis (especialmente tu revés, que es especialmente exigente para los tendones) evaluado por un experto. Él puede ayudar a corregir la técnica defectuosa y puede aconsejar cambios en el equipo, como una raqueta más tensa o una con una cabeza más pequeña. Mantener las muñecas rectas durante cualquier actividad repetitiva (ya sea pegando un golpe de fondo de tenis o al martillar un clavo) y parar el juego tan pronto como sientas el dolor son otros pasos que puedes tomar para prevenir que el codo de tenista vuelva a aparecer.

Más galerías de fotos



Escrito por carol sarao | Traducido por roberto garcia de quevedo